Brasil alcanzó en 2011 una reducción histórica en el número de muertes maternas, con 1.038 mujeres fallecidas por complicaciones de embarazo o parto, 21% menos que el año anterior, informó el viernes el gobierno.

Las principales causas de la mortalidad materna el año pasado fueron hipertensión, hemorragia, infecciones y enfermedades coronarias y circulatorias, reveló el Ministerio de Salud.

El ministro de Salud, Alexandre Padilha, atribuyó la caída en la mortalidad materna al programa Red Cigüeña, lanzado el año pasado por el gobierno para ampliar la red de atención pública a madres gestantes, con una inversión de 1.250 millones de dólares en su primer año.

"Esta conquista es muy importante para el país, pero el desafío aún existe. Nuestro esfuerzo es para impedir muertes maternas evitables", declaró Padilha en conferencia de prensa.

Entre 1990 y 2010 la mortalidad materna cayó de 141 a 68 mujeres fallecidas por cada 100.000 niños nacidos con vida, según datos del ministerio.

Los datos de 2011 abarcan las muertes de madres gestantes ocurridas entre enero y septiembre, cuando se registraron 1.038 casos, por debajo de los 1.317 muertes ocurridas en el mismo período del año anterior, según el ministerio.