La organización de la 42 Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) informó hoy que la sede del encuentro en Bolivia está lista para recibir el próximo mes a los cancilleres de América y precisó que la misma será custodiada por 4.000 agentes militares y policías.

La coordinadora general de la reunión, Aylin Oropeza, informó a Efe que el canciller boliviano, David Choquehuanca, inspeccionará mañana la localidad de Tiquipaya, aledaña a la ciudad central de Cochabamba, donde se celebrará la reunión de la OEA del 3 al 5 de junio.

"Definitivamente todo está listo como habíamos dispuesto, de acuerdo a lo planificado", dijo Oropeza al indicar que la próxima semana se afinarán solo detalles técnicos con la llegada de funcionarios de la secretaría general del organismo.

La Asamblea, que será inaugurada el domingo 3 de junio a las 18.00 hora local (22.00 GMT), se celebra en Bolivia después de otra que se realizó en 1979 y debatirá como tema central una declaración sobre "Seguridad Alimentaria con Soberanía en las Américas".

El Gobierno de Evo Morales también planteará a la Asamblea el debate sobre su demanda a Chile de una salida hacia el océano Pacífico, que perdió en una guerra librada a fines del siglo XIX, un tema que Bolivia plantea siempre en el foro internacional.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, tiene previsto arribar a Cochabamba el próximo jueves 31 de mayo para participar desde el viernes junto a Choquehuanca en diversas actividades previas a la Asamblea, detalló Oropeza.

Insulza y Choquehuanca entregarán el viernes premios a ganadores de un concurso de emprendedores, el sábado darán una rueda de prensa sobre la Asamblea y el secretario participará además en un diálogo con representantes de la sociedad civil.

Los líderes de los indígenas que marchan desde hace cuatro semanas entre la Amazonía y La Paz para exigir a Morales que desista de construir una carretera a través de la reserva natural Tipnis han anunciado que se presentará en la Asamblea para exponer su demanda.

La última vez que Bolivia fue sede de una Asamblea General de dicho organismo fue hace 33 años, en la ciudad de La Paz, ocasión en la que la clausura fue empañada por un golpe de Estado dirigido el 1 de noviembre por el general Alberto Natusch Busch.

Los ministros invitados tuvieron que dirigirse al aeropuerto escoltados por tanques del Ejército.