El ex primer ministro laborista Tony Blair y cinco ministros del actual jefe del Gobierno británico, David Cameron, comparecerán la próxima semana ante la comisión del juez Brian Leveson, creada a raíz del escándalo de las escuchas ilegales.

La comisión, que investiga la relación entre la prensa y los políticos a raíz del escándalo de las escuchas en los medios británicos, informó hoy de que Blair prestará declaración el próximo lunes, día 28.

Se espera que el ex primer ministro responda a preguntas sobre su relación con el magnate de la prensa Rupert Murdoch durante sus diez años al frente del Gobierno, entre 1997 y 2007.

Blair y Murdoch tuvieron una estrecha relación desde que el empresario decidió apoyar al Laborismo en las elecciones de 1997, que terminaron con 18 años de Gobiernos conservadores en el Reino Unido.

Entre los ministros que declararán ante la comisión Leveson figuran el responsable de Cultura, Jeremy Hunt, centro de una polémica por su papel en el proceso para la venta de la plataforma digital de televisión BSkyB, que Murdoch quería adquirir en su totalidad.

Según unos documentos que han sido revelados a la comisión, Hunt apoyaba en privado los planes de Murdoch para adquirir el año pasado la totalidad de BSkyB (sobre la que ya tiene el 39 %), una operación sobre la que el ministro tenía que emitir un juicio imparcial.

Antes de que lo haga Hunt el jueves, día 31, también prestarán declaración los ministros de Educación e Interior, Michael Grove y Theresa May, respectivamente, el martes, día 29.

El miércoles 30 de mayo lo hará el ministro de Justicia, Kenneth Clarke, y el de Empresa, el liberaldemócrata Vince Cable, quien fue apartado por Cameron de la operación para evaluar la "opa" de Murdoch por BSkyB después de haber criticado al empresario.

La comisión Leveson fue creada por Cameron el año pasado tras el escándalo de las escuchas del desaparecido dominical británico "News of the World" (NoW), propiedad de Murdoch.

El rotativo fue clausurado en julio de 2011 al revelarse que pinchó móviles de ricos y famosos, así como de víctimas de terrorismo y de miembros de las fuerzas armadas británicas.

El primer ministro británico también prestará declaración ante la comisión Leveson, en una fecha todavía por determinar.