El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi lanzó hoy, como líder del partido político mayoritario en el Parlamento, su propuesta de cambiar el modelo constitucional de Italia, con la elección del presidente de la República de modo directo por los ciudadanos, siguiendo el modelo francés.

En una rueda de prensa en Roma, acompañado por el secretario político de su partido y exministro de Justicia, Angelino Alfano, Berlusconi aludió a la necesidad de ese cambio constitucional para evitar que Italia pueda en un futuro tener el mismo escenario "ingobernable" que ha salido de las últimas elecciones en Grecia.

Se trata del "deseo de profundizar en la posibilidad de que sean los ciudadanos los que decidan con su voto quién es el presidente de la República. Hace unos días se votó en Francia y en Grecia y tenemos que pensar si queremos estar en la situación de Atenas, ingobernable, o estar en la situación de Francia", dijo.

El ex primer ministro italiano explicó que esta propuesta será llevada al Senado a través de una enmienda a la reforma institucional que empezará a debatir ya el pleno la próxima semana y que puede aprobarse de modo que pueda votarse al nuevo jefe del Estado al término del mandato en 2013 del actual presidente, Giorgio Napolitano.

"La respuesta es obvia. Nos hemos dicho por qué no aprovechar estas tres coincidencias: el fin de la legislatura (en 2013), el término del mandato de un excelente presidente de la República y el hecho de que la próxima semana el pleno del Senado empezará a debatir una reforma constitucional", dijo Berlusconi.

El político y empresario, presidente del partido Pueblo de la Libertad (PDL), apostó por una elección del jefe de Estado a doble vuelta, tras unas primarias para elegir a los candidatos y no descartó ser él mismo uno de ellos, haciendo lo que le pida su formación, muy castigada en las pasadas elecciones municipales.

"No es una ambición personal mía, sino que hay responsabilidades que no se pueden ignorar (...) Es mi responsabilidad seguir aún en un partido sólido, compacto, que no se disuelve y no se divide y seguiré en la política como presidente del Pueblo de la Libertad", indicó.

"Hemos decidido ejecutar el gesto valiente de presentar al país, a la mayoría y a la oposición la ocasión de modernización del país, dando la posibilidad de incidir directamente a través de elecciones primarias sobre la elección del presidente", agregó.

Berlusconi, quien dimitió el pasado noviembre en medio de la falta de confianza en los mercados sobre la situación financiera de Italia, aseguró además que con las primarias los ciudadanos podrán decidir sobre los contenidos del programa y sacar al país "de la imposibilidad de gobernar con eficacia una situación de gran dificultad y profunda crisis".

Sentado junto a Berlusconi, quien ya había expresado en los últimos años su deseo de que Italia caminara hacia otro modelo de Estado, en la misma comparecencia, su exministro de Justicia afirmó que es ha llegado el momento de fundar la Tercera República italiana.

El PDL, partido que ganó las últimas elecciones legislativas en 2008 y que ha estado en el Gobierno hasta la llegada de Mario Monti en noviembre, está dispuesto a acceder a reformar la ley electoral si los partidos que estaban en la oposición cuando gobernaba aceptan esta reforma del modelo de Estado.