La junta directiva de Bankia, el banco español en crisis, solicitó un rescate de 19.000 millones de euros (23.800 millones de dólares) en fondos del Estado, informó el viernes el propio grupo financiero.

En un comunicado difundido el viernes por la noche, el presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, dijo que la institución acordó la recapitalización, que reforzaría la solvencia, liquidez y solidez del grupo.

La decisión llegó en el mismo día en que la agencia evaluadora de crédito Standard & Poor's degradó la nota de Bankia y de otros cuatro grupos españoles, a la condición de basura, debido a la incertidumbre sobre sus planes de reestructuración y recapitalización.

La cotización de los títulos de Bankia se suspendió el viernes mientras su consejo determinaba cuánta ayuda necesitaría.

Las acciones del banco se han derrumbado en las últimas semanas, ante los temores de que sucumba bajo el peso de las pérdidas masivas acumuladas en préstamos vencidos dentro del vapuleado sector inmobiliario del país.

La preocupación sobre la salud de los bancos de Europa es un componente crucial de la crisis financiera de la región.

Los bancos españoles son vistos como particularmente tambaleantes debido a que están muy expuestos a la burbuja del colapso del mercado de bienes raíces del país y ahora tienen cantidades masivas de inversiones estropeadas, como préstamos hipotecarios vencidos o propiedades devaluadas. Bankia ha sido el más golpeado y tiene 32.000 millones de euros (40.000 millones de dólares) en tales activos tóxicos.

Bankia S.A. fue creado con la fusión de siete bancos regionales, o cajas, considerados en su momento demasiado débiles para seguir operando por su cuenta. Pero los problemas financieros han continuado asediándolo y sus acciones han perdido casi la mitad de su valor desde que realizó la oferta pública inicial en julio pasado.

El gobierno decidió intervenir a inicios de este mes, estatizando de hecho a Bankia. Sus acciones cerraron el jueves a 1,6 euros (2,01 dólares) después de caer más de 7%.

El gobierno español está tratando de apuntalar el sector bancario para hacer que fluya el crédito a la economía. Pero el costo de rescatar bancos podría abrumar a las finanzas gubernamentales, las cuales están muy tensionadas por una recesión y una tasa de desempleo de casi 25%.

La posibilidad de que el gobierno español pudiera eventualmente necesitar un paquete de rescate internacional — como los que buscaron Grecia, Irlanda y Portugal — les quita eel sueño a los inversionistas desde hace meses.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, se reunió a última hora del viernes con el líder opositor socialista Alfredo Pérez Rubalcaba para tratar de elaborar una estrategia de cara al futuro.

El mayor temor es que si Grecia eventualmente sale de la zona del euro, podría desplomarse la confianza en otras naciones financieramente débiles como España e Italia, ocasionando la caída del valor de sus bonos. En último término, la preocupación es que pudieran socavar la confianza en el sistema y crear estampidas bancarias.

____

El periodista de AP Daniel Woolls contribuyó a este reporte.