Háganse a un lado, Brad Pitt y Nicole Kidman. Las estrellas en cuatro patas del Festival de Cine de Cannes se han robado el show con el concurso de las mejores actuaciones caninas.

El premio Palm Dog fue otorgado el viernes a Smurf y Ged, dos perros de raza terrier que trabajan en la retorcida comedia británica "Sightseers". El primer finalista fue Billy Bob, compañero de un envejecido rockero punk en la película francesa "Le Grand Soir".

Los jueces desdeñaron varias actuaciones prominentes, incluyendo las de perros que encuentran su final de manera violenta en "Moonrise Kingdom" de Wes Anderson y "The Hunt" de Thomas Vinterberg.

El organizador del certamen, Toby Rose, dijo que la fuerte competencia es reflejo del "gran cociente canino" en Cannes.

En su 12a edición, el premio no oficial fue fundado como un homenaje al máximo honor del festival, la Palme d'Or, o la Palma de Oro en español.

El ganador del año pasado fue Jack Russell Uggle por su trabajo en "The Artist".