Argentina agradeció hoy a Uruguay su liderazgo en América Latina en la causa por las Islas Malvinas y negó que existan roces bilaterales por las trabas argentinas a las importaciones o por el retraso en el dragado de un canal en el Río de la Plata que perjudica a los uruguayos.

"Quiero agradecer particularmente al Gobierno uruguayo porque ha sido guía" en el planteamiento "que se le ha hecho a toda Latinoamérica para que entienda esta causa como propia", dijo el embajador argentino en Montevideo, Dante Dovena, en el aniversario de la revolución que condujo a la independencia de su país.

El acto, celebrado en la Embajada argentina, contó con la participación del presidente uruguayo, José Mujica, que en respuesta indicó que "no son épocas de colonialismos" e hizo un llamado a la unidad latinoamericana.

"Tenemos que estar juntos, no para aplastar a nadie, no para aplastar al pueblo malvinense", sino "para reconstruir el nosotros, que todavía está por hacerse, porque el mundo se globaliza y se aprieta cada vez más", afirmó.

Además Mujica se atrevió a bromear sobre la soberanía de las Malvinas, con la afirmación de que las islas perdidas por Argentinas a manos de los británicos son también un poco uruguayas.

"En el reclamo de Islas Malvinas no somos desinteresados, después discutiremos si son argentinas o son uruguayas. Al fin y al cabo, en tiempos de la colonia, las Malvinas se atendían desde el puerto de Montevideo. Vaya contradicción", manifestó ante las risas del auditorio.

Después del acto, Dovena y Mujica se reunieron durante varias horas.

Al salir, en un encuentro con la prensa el gobernante uruguayo no se refirió a las dificultades que atraviesa la relación bilateral, ni a las comerciales, que él mismo mandatario ha admitido, ni a las relativas al dragado del canal Martín García en el Río de la Plata, que está retrasado por falta de acuerdo con Argentina.

La semana pasada el embajador itinerante uruguayo Julio Baráibar, estrecho colaborador del jefe de Estado uruguayo, dimitió tras revelar un intento de coima en la licitación para avanzar en las obras de dragado de ese canal, como había denunciado la prensa anteriormente, pero Mujica rechazó la renuncia esta semana.

Uruguay reclama dragar el canal de 32 a 34 pies para dotar a sus puertos de las mismas ventajas con que cuentan los argentinos, que se benefician de la mayor profundidad del Canal Mitre, por donde llegan buques de más calado hasta sus terminales portuarias.

Dovena, por su parte, indicó a los periodistas que el cronograma de la licitación del dragado sigue "pese a los chusmeríos de la prensa".

Respecto al comercio, el diplomático recalcó que "las exportaciones uruguayas a Argentina aumentaron el 17 por ciento en 2011 pese a la licencia no automática", aunque no mencionó la caída que han sufrido las ventas en algunas sectores este año.

Subrayó también que pese a las críticas el Mercosur -el bloque económico formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- "funciona y está más agrandado y más firme ahora porque hay una vocación y una voluntad firme de los países que lo integran".

Además, sostuvo que las "medidas proteccionistas dentro del Mercosur son cosas menores".

Por último se refirió a la situación del Tren de los Pueblos Libres, un proyecto que el año pasado permitió recuperar el ferrocarril de pasajeros entre los dos países, suspendido varias décadas antes, y que según versiones de prensa ha dejado de funcionar.

"Es una propuesta que comenzó a funcionar", pero "en el andar surgen dificultades y entiendo que se están tratando de subsanarlas", indicó.

Dovena aclaró que se trata de "dificultades técnicas", concretamente de "problemas de la infraestructura ferroviaria y las organizaciones responsables en Uruguay".

"Aparentemente los trenes no estaban tan bien, las vías no estaban tan bien como se pensaba", confesó.

El ferrocarril, muy lento para los estándares actuales, fue inaugurado con bombo y platillo por Mujica y su homóloga argentina, Cristina Fernández, en agosto de 2011.