Una nueva exhibición encestadora del escolta Dwyane Wade y el alero LeBron James, quienes juntos convirtieron 69 puntos, fue el gran aporte para que en el sexto partido de la eliminatoria semifinal de la Conferencia Este los Heat de Miami ganaran a domicilio 93-105 a los Pacers de Indiana y se clasificaran por segundo año consecutivo a las finales.

El rival de los Heat en las finales, que comenzarán a disputarse a partir del lunes, será el equipo ganador de la eliminatoria que juegan los Celtics de Boston contra los Sixers de Filadelfia y que se encuentra empatada a 3-3.

La victoria, tercera consecutiva, fue la más convincente y aplastante de las dos conseguidas por el equipo de Miami en el Bankers Life Fieldhouse, de Indianápolis, y permitió a los Heat ganar por 4-2 la serie al mejor de siete, después de haber estado abajo por 1-2 y el cuarto partido de visitantes.

Ahí fue donde los Heat, que han jugado la serie sin el ala-pívot titular Chris Bosh, respondieron al reto de la fuerza física y lucha de los Pacers con la mejor versión encestadora de Wade y James, además de una gran defensa que cambió por completo su suerte y la inercia de la eliminatoria.

Wade esta vez fue el gran líder que aportó un doble-doble de 41 puntos (17-25, 0-0, 7-8), capturó diez rebotes, repartió tres asistencias y recuperó dos balones.

El escolta estrella de los Heat despejó todas interrogantes que dejó en el tercer partido, cuando jugó el peor de su carrera profesional en la fase final al anotar solo cinco puntos, y fue clave junto a James en los tres últimos encuentros.

Wade se encargó de mantener al equipo en el partido durante la primera parte cuando los Pacers tuvieron un 59 por ciento de acierto en los tiros de campo y respondió con 26 puntos para irse al descanso con sólo dos tantos bajo en el marcador (53-51).

La inspiración encestadora de Wade permitió a los Heat superar una desventaja inicial de 11 puntos y sus 26 tantos empataron la mejor marca de equipo, que estaba en poder del base Tim Hardaway desde 1996, de los conseguidos en los dos primeros periodos de un partido de la fase final.

Luego, en la segunda parte, ya tuvo el apoyo del mejor James, que en la recta final de la primera parte ya anotó dos canastas consecutivas y también concluyó el partido con 28 puntos, siete asistencias, seis rebotes y tres recuperaciones de balón.

Mientras que el veterano alero Shane Battier jugó muy bien en la defensa, el base Mario Chalmers apoyó al conseguir quince puntos, incluidos tres de cuatro triples, y el escolta Mike Miller surgió como el factor sorpresa ganador.

Como sexto jugador, Miller aportó doce puntos después de anotar cuatro de siete triples y capturar dos rebotes, que dieron toda la ayuda que Wade y James necesitaron del banco.

Aunque los Heat no pudieron dominar en el juego bajo los aros al tener las ausencias por lesión de Bosh y suspendidos a ala-pívot Udonis Haslem y del pívot Dexter Pittman por faltas flagrantes cometidas en el quinto partido, su inspiración ofensiva fue del 54 (41-76) por ciento de acierto en los tiros de campo y les compensó.

Los Pacers comenzaron arrolladores el partido con el ala-pívot David West y el alero Danny Granger, que jugó a pesar de tener un esguince de tobillo izquierdo, estuvieron perfectos para darle al equipo una ventaja parcial de 13-2.

Pero a medida que Wade entró en acción las diferencias se acortaron y los Pacers simplemente al final no pudieron aguantar el ritmo endiablado de los Heat, que a pesar de ser sólo "Big Two" confirmaron que son el equipo a batir en la Conferencia Este.

West consiguió 24 puntos, cinco rebotes y dos asistencias que lo dejaron como líder encestador de los cinco titulares de los Pacers que tuvieron dobles dígitos.

El base George Hill aportó 18 puntos y cinco asistencias, mientras que Granger se quedó con 15 tantos y el tercer máximo encestador de los Pacers.

Sin embargo, el equipo de Indiana no aprovechó de nuevo la presencia del pívot jamaiquino Roy Hibbert en el juego interior y ahí estuvo otra de las claves por las que perdieron el partido y la eliminatoria.

Hibbert concluyó el partido con 12 puntos y sólo ocho rebotes sin que los 37 que consiguió el equipo fuesen factor ganador por los 26 que lograron los Heat.

Esta vez los Pacers jugaron duros y agresivos, como les pidió de nuevo su presidente, el legendario Larry Bird, pero enfrente tuvieron la inspiración y la clase encestadora de Wade y James que fue lo que al final estableció la diferencia en el marcador y en la eliminatoria.