El jardinero central dominicano Alejandro De Aza lideró el ataque de los Medias Blancas de Chicago al pegar grand slam y ayudarles a conseguir la victoria por 11-8 ante los Mellizos de Minnesota en duelo de equipos de la División Central de la Liga Americana.

El primera base Paul Konerko (10) y el jardinero derecho puertorriqueño Alex Ríos (3) conectaron jonrones consecutivos y De Aza (4) añadió su primer grand slam para coronar un racimo de seis carreras en el sexto y decisivo episodio.

El receptor A.J. Pierzynski (7) y el jardinero izquierdo cubano Dayán Viciedo (8) también botaron la pelota por los Medias Blancas, que ganaron por sexta vez en siete encuentros.

Konerko bateó dos imparables y produjo dos carreras, mientras que Ríos también tuvo dos imparables y agregó tres impulsadas, y los Medias Blancas se llevaron el triunfo pese a que el abridor Philip Humber no pudo preservar una ventaja temprana de 4-1.

Los Mellizos lo sacaron del montículo con un racimo de cuatro en el quinto episodio, cuando enviaron a 10 bateadores al plato.

El bateador designado Joe Mauer jonroneó en el mismo episodio y Brian Dozer coronó el ataque con un sencillo de dos carreras, para dar a Minnesota una ventaja de 5-4, pero el abridor debutante Cole De Vries no pudo defenderla.

Konerko y Ríos decretaron su salida con jonrones consecutivos abriendo el sexto, devolviendo la ventaja a Chicago, y los Medias Blancas siguieron atacando.

El bateo latino tuvo protagonismo en el triunfo de los Medias Blancas después que Ríos se fue de 4-2 con jonrón y tres empujadas, mientras que De Aza tuvo de 5-1, un jonrón, cuatro impulsadas y dos anotadas.

Viciedo se fue de 4-2, un jonrón, dos anotadas y su compatriota Alexei Ramírez pegó imparable en cuatro turnos al bate y anotó carrera.

La ofensiva productiva de los Medias Blancas hizo ganador al relevista Nate Jones (2-0), que permitió dos imparables en una entrada y dos tercios de relevo al quitarle la pelota a Humber.

De Vries (0-1) que trabajó cinco entradas completas toleró seis carreras -tres limpias- y seis imparables.