Viola Davis dio el jueves un discurso para los graduados de la secundaria en la empobrecida ciudad en Rhode Island donde creció, instándolos a recordar "los momentos difíciles y los felices" y diciéndoles que "el privilegio de una vida es ser quienes son".

La actriz nominada al Oscar por la película "The Help" ("Vidas cruzadas") habló ante la generación 2102 de la secundaria Central Falls, estudiantes de actuación, integrantes de la representación estudiantil de la secundaria y otros integrantes del colegio, casi 30 años después de haber recibido su propio diploma ahí. También fue incorporada al Salón de la Fama de los Alumnos de la escuela.

Davis, quien fue integrante de la generación 1983, ha mantenido su apoyo para la ciudad de 3,37 kilómetros cuadrados (1,3 millas cuadradas) y 19.000 habitantes al norte de Providence.

Central Falls ha sido objeto de encabezados nacionales por sus problemas financieros, se declaró en bancarrota ante el estado el año pasado, y en 2010 despidió a todos los profesores de su secundaria. Después fueron recontratados.

"Central Falls compensa en corazón lo que le falta de tamaño", dijo Davis a los estudiantes en el escenario donde alguna vez actuó. "Dejen su propia marca, sea lo que sea, lo tienen dentro".

Davis era este año la favorita para ganar el Oscar a la mejor actriz por su actuación como sirvienta negra en "The Help", pero fue superada por Meryl Streep, quien ganó por "The Iron Lady" ("La Dama de Hierro").

Después Streep hizo una donación de 10.000 dólares a nombre de Davis para una primaria que Davis ha apoyado y para el fondo de becas Upward Bound que la actriz estableció con su hermana.

Davis donó 1.000 dólares el año pasado para la biblioteca en Central Falls, que había cerrado temporalmente por problemas financieros, y dio otros tantos para la primaria. Al recibir su premio SAG en enero le dijo a los estudiantes de esa institución: "sueñen en grande y sueñen con valentía".

El director de la secundaria Joshua Laplante calificó a Davis como una ex alumna entrañable y dijo que ha superado la adversidad, pero que recuerda de dónde viene con un "sentido genuino de orgullo".

Davis nació en la granja de su abuela en Carolina del Sur en 1965. Fue la segunda menor de seis hijos, de una madre obrera y un padre entrenador de caballos.

La familia se mudó a Central Falls cuando ella tenía unos meses de nacida.

Davis recordó que una vez en tercer año un compañero la insultaba por su raza, lo que la hizo tratar de superarlo en algo. El era famoso por ser el más rápido en Central Falls, así que lo retó para una carrera.

Cuando se acercaba el momento, ella se preocupó porque sus zapatos eran un número y medio más chicos de lo que debían y sus calcetines tenían hoyos, así que se preguntaba cómo iba a poder correr rápido.

"Hice lo que cualquier chica con autoestima habría hecho: Me quité mis zapatos", dijo.

Al final la carrera fue un empate, pero el jueves dijo que les contaba la historia a los estudiantes para darles una lección.

"Deben estar en la carrera, sin importar lo que pase", dijo. "Ganen o pierdan".

"Sé cuál es el camino que les espera", agregó. "Conozco todos los obstáculos que están en su camino, viviendo en Central Falls. Eso no es nada con lo que van a enfrentar en la vida".

Davis se graduó en 1988 del Colegio de Rhode Island donde estudió teatro.

"Es un honor que esté aquí", dijo Julissa Flores, una de las integrantes de la representación estudiantil de la secundaria. "Es un modelo a seguir para nosotros, para seguir adelante y tener éxito en la vida".