La exposición "Economía: Picasso", comisariada por Pedro G. Romero y Valentín Roma, ahonda en la idea de que las obras del malagueño y las operaciones realizadas a su alrededor vertebran de manera fundamental el desarrollo de la economía del arte desde principios del siglo XX hasta la actualidad.

Abierta entre hoy y hasta el día 2 de septiembre en el Museo Picasso, la exposición, según Roma, ofrece otra lectura del trabajo del artista "atendiendo a la importancia que tiene en la construcción del sistema del arte de los siglos XX y XXI".

A su juicio, el padre del "Guernica" es el primero en distinguir que "una cosa es el trabajo del arte y otra el sistema del arte, siendo éste su gran legado, mientras que Marcel Duchamp, que es otro pionero, quedaría como un comentarista".

"Economía: Picasso" es también la clausura de un experimento realizado desde el Archivo F.X por Pedro G.Romero, y que incluye los laboratorios Intercambios, Particiones y Amistades, así como la publicación de la revista "Economía" con escritos inéditos de George Didi-Huberman y Ángel González García y una versión actualizada del texto de Rosalind Kraus "The Picasso Papers".

Dividido en siete ámbitos diferentes, el recorrido expositivo se inicia con una carta manuscrita del pintor a su amigo Bas en la que le describe sus impresiones después de visitar, por primera vez, el Museo del Prado, y termina con la revista "Nueva España", editada por el Comité para la Defensa de la República Española en abril del 1938.

En esta publicación, el artista no sólo es el principal colaborador, sino que aparece como director del Museo del Prado.

Además, los dos comisarios han buscado ofrecer "visiones muy diferentes" y "excéntricas" del trabajo de Picasso.

Destacan, en este sentido, la exhibición del "Tzanck Check", de Marcel Duchamp; "Expressive Rhythm", de Alexander Rodchenko"; "El triunfo de la New York School", de Mark Tansey o el "Just what was it that made yesterady's homes so different, so appealing?", de Richard Hamilton.

Estos trabajos, entre los que también se encuentra el "Cowboy with cigarrette" de Hans Haacke, tienen como contrapunto otros del Archivo F.X, creados específicamente para el proyecto y que el público deberá buscar en la parte trasera del recorrido expositivo.

En este sentido, Valentín Roma mantiene que se trata de una exposición "muy narrativa, con dos ritmos diferentes, con obras emblemáticas de artistas contemporáneos y dispuestas con la retórica de un museo tradicional, y en otro régimen de visibilidad se encuentran las obras del Archivo F.X, que quieren ser comentarios, interpelaciones o incluso gags, que funcionan de otro modo".

Quien lo desee, al iniciar el recorrido puede coger una gran bolsa de plástico estampada con un autodefinido para ir llenándola con las propuestas del Archivo F.X.

En este caso, además de carteles o adhesivos con la palabra "Se vende", el público podrá conocer una creación del bailarín Israel Galván o el testimonio inédito, grabado en vídeo, del abogado especializado en temas iconoclastas que defendió al agresor del Cristo del Gran Poder de Sevilla, al que arrancó un brazo.

La exposición, que ocupa la primera planta del Palau Finestres, cuenta con obras cedidas por diferentes centros estatales como el IVAM, el MACBA o la Fundación Gala-Salvador Dalí, y también hay aportaciones del Metropolitan Museum of Art, del MoMA, del New Orleans Museum y del The Israel Museum.