El asesor para asuntos económicos de la Presidencia de Nicaragua, Bayardo Arce, alertó hoy que la eventual suspensión de la cooperación financiera de Estados Unidos afectará el combate contra el narcotráfico y el crimen organizado en el país centroamericano.

Arce es el primer funcionario nicaragüense que responde a la nueva embajadora de Washington en Managua, Phyllis Powers, quien el pasado día 11 aseguró que será "muy difícil" aprobar este año una dispensa de cooperación a Nicaragua, conocida como "waiver".

Si ese certificado que otorga cada año Estados Unidos es suspendido, Washington no puede otorgar ayuda bilateral o apoyar el otorgamiento de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales al país afectado.

El asesor económico del presidente Daniel Ortega calificó la cooperación estadounidense como pequeña, pero reconoció que un veto de Washington a los préstamos de los organismos financieros internacionales a Managua tendría un "impacto mucho mayor".

Si el Gobierno nicaragüense dejara de percibir la ayuda estadounidense, no estaría en capacidad de cubrir con recursos propios asuntos importantes como la lucha antinarcóticos, dijo Arce a medios oficiales.

"Nosotros no podemos, mientras nuestro pueblo se ve afectado en educación, salud, alimentación, seguir gastando lo mismo para que no le llegue la droga que ellos (Estados Unidos) consumen", afirmó el antiguo comandante de la revolución sandinista.

Washington, resaltó, otorga cooperación financiera a organizaciones no gubernamentales, así como a la Policía y al Ejército, que en 2011 decomisaron doce toneladas de drogas.

La embajadora estadounidense explicó que será "muy difícil" aprobar este año la dispensa de cooperación a Nicaragua debido a la falta de transparencia fiscal, a la ocupación de propiedades de ciudadanos estadounidenses en Nicaragua y por las "graves irregularidades" registradas en las elecciones presidenciales de 2011.

En esos comicios Ortega resultó reelegido bajo denuncias de fraude realizadas por la oposición.

Según cifras oficiales, Estados Unidos donó en el 2011 al sector público de Nicaragua 21 millones de dólares y 30,5 millones al sector privado.

En 2011, además, el Banco Mundial desembolsó al sector público 61,7 millones de dólares en préstamos y donaciones, el Banco Interamericano de Desarrollo 157,7 millones y el Fondo Monetario Internacional 17,8 millones de dólares, de acuerdo con datos del Banco Central de Nicaragua.

Estados Unidos tiene poder de veto en esos tres organismos multilaterales.

El "waiver" es un certificado que otorga EE.UU. para avalar la continuación de la cooperación con Nicaragua y que está supeditado al avance que registre Managua en la resolución de las reclamaciones de propiedades confiscadas durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990) a ciudadanos estadounidenses.

Estados Unidos otorga a Nicaragua dos tipos de "waiver", uno por asuntos de propiedad y otro por transparencia fiscal.

Arce criticó a Washington por, según él, erigirse en "el juez supremo que anda diciendo quién en el mundo es transparente, quién es eficiente, quién lucha adecuadamente contra el narcotráfico o quién respeta las propiedades de la gente".

El procurador del Estado nicaragüense, Hernán Estrada, afirmó en marzo pasado que 197 ciudadanos estadounidenses mantenían en vigor 377 reclamos por propiedades.