Mitt Romney, quien pensaba concentrarse en la educación el miércoles, optó en cambio por reencender el debate sobre sus credenciales financieras al decir que invitaba a investigar la firma de la cual fue cofundador y que está mucho mejor calificado para manejar la economía que el presidente Barack Obama.

En este momento tenemos una economía en dificultades y alguien que dedicó su carrera a la economía es más apto para ayudar a remendar la economía que alguien que pasó su vida en la política y como organizador comunitario

- Mitt Romney

Al mismo tiempo, Romney dijo que si gana las elecciones en noviembre, quiere que el Congreso demore los aumentos de impuestos y recortes de gastos hasta que asuma el puesto.

"En este momento tenemos una economía en dificultades y alguien que dedicó su carrera a la economía es más apto para ayudar a remendar la economía que alguien que pasó su vida en la política y como organizador comunitario", dijo Romney a la revista Time.

Estas declaraciones —las primeras desde que Obama en persona puso en tela de juicio la experiencia de Romney en la financiera Bain Capital— desplazaron de la atención pública un discurso que pronunció el virtual candidato republicano en Washington, en el cual presentó por primera vez sus planes para el sistema educativo.

Romney, renuente a alejarse de los temas económicos de la campaña, dijo que millones de niños estadounidenses reciben una "educación de tercer mundo" bajo el gobierno de Obama.

"Y los niños de las minorías estadounidenses son los que más sufren", declaró Romney. "Este es el tema central de los derechos civiles de nuestra era. Adicionalmente, es el gran desafío de nuestro tiempo".

"El presidente Obama hizo su elección y yo hice la mía. Como presidente, seré un promotor de la verdadera reforma educativa en Estados Unidos", dijo.

A cinco meses de las elecciones, Romney se esfuerza por inyectar contenido a algunas de sus recetas para los problemas más apremiantes del país. Hasta ahora ha ofrecido escasos detalles sobre política exterior, salud y educación. Prefiere aplicar una táctica de criticar las políticas del presidente demócrata pero insinúa un mapa de ruta vago sobre lo que haría como presidente.

Romney dijo a Time que si gana la presidencia, quiere que el Congreso espere a que asuma para ocuparse del llamado "precipicio" fiscal del 1 de enero de 2013, cuando finalizan dos rondas de recortes de impuestos y entran en vigencia recortes a gastos de defensa y programas internos. Insinuó que aceptaría una medida temporaria para mantener en marcha la economía hasta que haya tenido tiempo para elaborar una solución "permanente".

También dijo que se puede evitar en forma gradual los aumentos de impuestos y recortes de gastos.

Analistas del gobierno dicen que si no se modifican las políticas fiscales vigentes, probablemente habría una nueva recesión.

El ex gobernador de Massachusetts defendió su trabajo en el sector privado, pero al principio se mostró al preguntársele qué aptitudes había adquirido en Bain que le permitirían generar un ambiente de creación de empleos. Luego habló de políticas comerciales, de empleo y energéticas.