La primera nave de suministro de una empresa privada se acercaba el jueves a la estación espacial internacional en órbita, después de superar una prueba crítica y un día antes del acoplamiento.

La cápsula no tripulada SpaceX Dragon dio una vuelta de práctica alrededor del laboratorio espacial y pasó revista a sus sistemas de comunicación y navegación. Funcionarios de la agencia espacial estadounidense, NASA, y la compañía SpaceX declararon que la prueba fue exitosa.

Es la primera vez que una sonda estadounidense visita la estación orbital desde que se retiraron los transbordadores de la NASA, y la primera nave privada que intenta llevarle suministros. El Dragon transporta 453 kilogramos (mil libras) de provisiones.

El logro del jueves "es un gran estímulo para la confianza. Todos están muy entusiasmados", afirmó el director de la misión de SpaceX, John Couluris. Después de trabajar toda la noche, instó a su equipo a irse a descansar para estar listos el viernes. "Es digno de entusiasmo ser un estadounidense y participar en la colocación de una nave espacial estadounidense en órbita, y estamos muy orgullosos".

El director de vuelo de la NASA, Holly Ridings, dijo que prevalecía un ánimo optimista pero advirtió que "todavía quedan muchas cosas que hacer" el viernes.

Los astronautas que están en la estación internacional encendieron la luz del Dragon por control remoto pero no pudieron verlo inmediatamente debido al reflejo del Sol y a la distancia. Pero diez minutos después apareció en su cámara como un punto brillante de luz en medio de la oscuridad del espacio, cerca del horizonte azul de la Tierra. Las dos alas solares del Dragon estaban claramente visibles.

"Se puede ver bien el vehículo", dijo el astronauta holandés Andre Kuipers.

El viernes por la mañana, Kuipers y su colega Doonald Pettit usarán el brazo robótico de la estación internacional para atrapar el Dragon y acoplarlo al complejo orbital. La tripulación tendrá un poco menos de una semana para descargar las provisiones y permitir que la nave emprenda el regreso a Tierra el jueves. Es la única nave de suministro diseñada para regresar con los experimentos y los equipos; las demás se incendian al entrar en la atmósfera.

El objetivo de SpaceX es contribuir al aprovisionamiento de la estación internacional, sumándose a Rusia, Europa y Japón en esa tarea. Pero en tres a cuatro años, la compañía dirigida por el multimillonario cofundador de PayPal, Elon Musk, espera lanzar astronautas a la estación.