Un incontrolable tiroteo de ocho horas en el oeste de Beirut que aparentemente inició por un conflicto doméstico dejó al menos dos muertos el jueves, incluyendo un hombre que estaba disparando con armas automáticas y lanzando granadas desde su balcón.

Cuatro soldados y un policía resultaron heridos en el tiroteo que comenzó el miércoles por la noche y provocó pánico entre los residentes del vecindario Caracas, de la capital Beirut, indicó el ejército en un comunicado.

Alrededor de las 6 de la mañana, fuerzas militares irrumpieron en un departamento, mataron a una persona e hirieron a otra, dijo un reportero de The Associated Press que estaba en el lugar. Las autoridades también encontraron el cadáver de otro agresor junto con armas, municiones, granadas y equipo militar, informó el ejército.

Los funcionarios dijeron que el pistolero disparó primero a las tropas en una calle del vecindario, poco después escapó de su departamento que los soldados allanaron el jueves por la madrugada.

Líbano tiene decenas de milicias armadas que surgieron durante la guerra civil de 15 años y todavía prevalecen a 22 años de que concluyó el conflicto, además hay un alarmante número de personas con armas en sus casas, que incluyen rifles de asalto e incluso lanzacohetes.

La abundancia de armas es una razón por la que los conflictos se vuelven mortíferos tan rápidamente.

La balacera se produjo en medio del aumento de las tensiones en el Líbano donde se han producido enfrentamientos mortíferos vinculados a la vecina Siria, con la muerte de por lo menos 10 personas en las últimas dos semanas.

Personal de seguridad informó que al menos uno de los hombres armados era sirio. Habitantes y policías que hablaron con la condición del anonimato dijeron que la balacera comenzó por una pelea entre una pareja. Según residentes, uno de los hombres estaba consternado porque su novia rompió con él. Se cree que la joven escapó.

Durante el enfrentamiento, un hombre lanzaba granadas desde el departamento gritando "Allahu Akbar" y "¡Nunca volverás a entrar a mi departamento!".

El comunicado emitido por el ejército no dio una razón para el tiroteo.