Meteorólogos estadounidenses pronosticaron el jueves que la temporada de huracanes en el Atlántico para este año produciría una cifra normal de entre nueve y 15 tormentas tropicales.

Entre cuatro y ocho de esas tempestades podrían fortalecerse hasta convertirse en huracanes, según el panorama inicial de la Agencia Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA por sus iniciales en inglés) para la temporada de tormentas de seis meses que inicial oficialmente el 1 de junio. Entre una y tres de esas tormentas podrían convertirse en un huracán fuerte con vientos máximos de 178 kph (111 mph) o más.

El fenómeno climatológico denominado El Niño, el cual calienta las aguas del Pacífico cerca del ecuador e incrementa el cambio brusco de velocidad del viento, puede desarrollarse al final del verano o inicios de otoño y ayudar a suprimir el desarrollo de tormentas, señalaron los meteorólogos.

Esta temporada inició temprano al formarse el sábado la tormenta tropical Alberto frente a la costa de Carolina del Sur. Alberto se disipó el martes sobre el Atlántico.

Los meteorólogos designan con nombre a una tormenta tropical cuando sus vientos máximos llegan 62 kph (39 mph); los huracanes tienen vientos máximos de al menos 119 kph (74 mph). El nombre de la siguiente tormenta que lo requiera será Beryl.

Ningún huracán muy fuerte ha tocado tierra estadounidense en los últimos seis años, desde que Wilma azotó el sur de Florida en 2005. Funcionarios federales utilizaron los pronósticos del jueves para recordar a los habitantes de áreas costeras sobre la importancia de los preparativos para emergencias.

Agosto marcará el 20mo aniversario del catastrófico paso del huracán Andrew por el sur de Florida como tormenta de categoría cinco. La temporada que incluyó a Andrew inició tarde y produjo un total de sólo seis tormentas con nombre.

"Aunque este panorama sugiere una temporada menos activa comparada con años recientes, lo esencial aquí es prepararse", dijo Robert Detrick, administrador asistente de NOAA en la Oficina de Investigación Oceánica y Atmosférica de la agencia. "Sólo basta que un huracán fuerte toque tierra para que se convierta en una temporada mala".

El promedio por temporada es de 11 tormentas con nombre, seis huracanes y dos huracanes fuertes.

La temporada de huracanes de 2011, una de las más activas registradas con 19 tormentas con nombre, produjo Irene, una de las tormentas más costosas en la historia de Estados Unidos.

La temporada de huracanes termina el 30 de noviembre, y el período crítico en la actividad de huracanes va de agosto al final de octubre.

___

En internet:

Centro Nacional de Huracanes de NOAA: http://www.hurricanes.gov