La canciller alemana, Angela Merkel, confía en lograr el respaldo de la oposición socialdemócrata y verde al pacto fiscal europeo y al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para lograr que el Parlamento lo ratifique antes de la pausa estival.

Así lo indicó el jefe del grupo parlamentario conservador, Volker Kauder, al término de la reunión mantenida hoy en Cancillería entre los líderes de la coalición de centroderecha de Merkel y los opositores Partido Socialdemócrata (SPD) y Verdes.

Kauder indicó que hay aún "muchas cuestiones abiertas" por definir, para lo que se ha concertado una segunda cita entre el Gobierno y la oposición para el próximo 13 de junio.

La ratificación del pacto fiscal europeo está condicionado en Alemania al apoyo de la oposición, ya que debe ser respaldado por dos tercios de la cámara baja (Bundestag) y pasar luego a la cámara alta (Bundesrat), donde de por sí la coalición de Merkel no tiene mayoría.

Socialdemócratas y verdes exigen compromisos decisivos a favor de un impulso al crecimiento, así como la implantación de una tasa a las transacciones financieras y la articulación de mecanismos para la creación de empleo, con especial empeño en la lucha contra el desempleo juvenil.

Merkel, como su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, insiste en vincular la ratificación del pacto fiscal y la del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), mientras que socialdemócratas y verdes quieren separar ambas votaciones.

La razón de ello es que la oposición no quiere lastrar la ratificación del MEDE, que debe entrar en vigor en julio para discurrir en paralelo con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), los dos puntales del fondo de rescate.

En cambio, sí se proponen poner condiciones en lo que se refiere al pacto, que inicialmente iba a someterse este viernes al voto del Bundestag, pero cuya votación quedó postergada mientras se busca ese consenso.