Brad Pitt hace que ser una estrella de cine parezca pan comido.

Desde su última colaboración con Andrew Dominik, protagonizó la película de los hermanos Coen "Burn After Reading", "The Curious Case of Benjamin Button" de David Fincher, "Inglourious Basterds" de Quentin Tarantino, "The Tree of Life" de Terrence Malick y "Moneyball" de Bennett Miller.

Podría decirse que ha sido el mejor periodo de su carrera, en el que alternó entre el drama y la comedia y que no estuvo definido por grandes éxitos de verano sino por una variedad de filmes artísticos y provocativos.

"The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford" y "Killing Them Softly" de Dominik, que debutó en el Festival de Cine de Cannes esta semana, marcan el principio y fin de ese período.

Las cosas andan de maravilla aun cuando Pitt insiste en que el cine no es su prioridad.

"En este momento, estoy más inclinado a ser papá", dijo el superastro en una entrevista en el penthouse de un hotel en Cannes. "En lo que a cine respecta, tengo la oportunidad de hacer esto y me siento muy afortunado, así que quiero contribuir con esta forma de arte. Pienso que las películas tienen que hablarle a nuestra época y ser auténticas en su enfoque".

"Killing Them Softly" es una adaptación de la novela policiaca de 1974 "Cogan's Trade", de George V. Higgins. Es un film noir estilizado e implacable con grandes actuaciones — de James Gandolfini, Scoot McNairy, Ben Mendelsohn y Ray Liotta — en un escenario brutalmente violento.

Así como "Jesse James" usó el género western para explorar una idea contemporánea (la cultura de las celebridades), "Killing Them Softly" en realidad habla de capitalismo. Mientras gángsters y criminales maniobran en un mundo lúgubre de traición, el cuidado de la reputación y la perpetua caza del dinero, el filme está lleno de discursos y afiches del ex presidente George W. Bush y del presidente Barack Obama. Dominik trasladó la historia al 2008, añadiendo la crisis financiera como un ambiente propicio de comentario cínico sobre la avaricia estadounidense.

"De inmediato me sentí conectado porque eran precisamente las historias que veíamos a diario en las noticias", dijo Pitt. "Todo el mundo hablaba de restaurar la confianza del mercado y mientras tanto la gente estaba perdiendo sus casas por todos lados".

Dominik, el cineasta neozelandés de considerable pericia visual, escribió el guión en medio de la crisis financiera. Vio una conexión entre los poderosos corredores de bolsa de Wall Street y los capos de Higgins: ambos mostraban "las consecuencias de buscar dinero a ciegas".

"Quizás las películas policiales son sobre capitalismo extremo y punto", dice el director. "Se convirtió en un vehículo para expresar algunas ideas".

La calidad de las películas de Pitt en años recientes no es producto de una coincidencia. Ha producido cada vez más filmes a través de su compañía Plan B. La empresa era más novata cuando produjo "Jesse James", pero últimamente ha tenido más éxito. Plan B ayudó a producir el año pasado la cinta ganadora de la Palma de Oro "The Tree of Life" y la nominada al Oscar "Moneyball".

"No espero que todos los años nos vaya así", dijo Pitt. "De acuerdo con las leyes de la física, las cosas se equilibran. Pero sí estamos claros en nuestro mandato: darle dinamismo a las historias y ayudar a los narradores a llevar sus películas a la pantalla. Las más difíciles, podemos ayudarlas".

Realizada con un presupuesto de 30 millones de dólares, "Jesse James" no logró recuperar ni 4 millones en la taquilla, empañando severamente los prospectos de Dominik en Hollywood. Pitt dice que el director sufrió después del filme.

"La materia prima no es celuloide, es dinero", dijo Dominik, quien realizó "Killing Them Softly" con un menor presupuesto. "Eso es con lo que trabaja el cineasta".

Pitt dirige Plan B, que produjo "Killing Them Softly", con Dede Gardner y Jeremy Kleiner. Compara al trío con "una pequeña banda musical de garaje".

"Este año estoy más enfocado en producir que en aparecer frente a la cámara", dice Pitt, agregando que está particularmente emocionado de producir la próxima cinta del director Steve McQueen ("Shame"). "Killing Them Softly" llegará a las salas de cine en el otoño.

"The Friends of Eddie Coyle" de Higgins se llevó al cine en 1973 en una película protagonizada por Robert Mitchum, pero tampoco tuvo un buen desempeño en taquilla. Sin embargo, la película cuenta con devotos seguidores de culto y llevó a Dominik a leer "Cogan's Trade".

"Era una veta sin explotar", dice Dominik. "Es como si después de 'All the Pretty Horses' decidieron que 'nadie quiere ver las películas de Cormac McCarthy'''.

Dominik le dio un tono de comedia a la historia, ampliamente centrada en una serie de conversaciones entre ladrones y salpicada de arrebatos sangrientos. Sobre incubar un plan dudoso, dijo: "No somos los únicos tipos listos en el mundo".

"Quise que fuera muy simple y directa, casi como una tira cómica", dijo Dominik.

Pitt tiene ahora 48 años de edad y seis hijos con Angelina Jolie, quien no lo acompañó a Cannes. La pareja, que se turna para hacer películas para no estar en producción al mismo tiempo, actualmente está instalada a las afueras de Londres, donde Jolie filma una cinta. Un espacio más medido encaja con Pitt.

"Necesitas tiempo para recargar energías y volverte a inspirar". dice el actor. "Y no hay mejor inspiración que la familia".