El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, animó hoy a la creación de empresas multibéricas como uno de los "grandes desafíos" para incrementar la productividad de las pequeñas y medianas empresas (pymes) a ambos lados del Atlántico.

Iglesias participó esta tarde en el Ciclo de Política Exterior puesto en marcha por la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas en Madrid, donde pronunció una conferencia titulada "Iberoamérica hoy".

Durante su intervención, el político uruguayo, expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hizo un repaso de la realidad actual de Iberoamérica centrada en la próxima cumbre de Cádiz, que se celebrará en noviembre, y en la que confía presentar una propuesta "concreta" sobre el impulso a las multibéricas conjuntamente con entidades de desarrollo y el Gobierno español.

Para Iglesias, la creación de estas empresas es una "prioridad" en el presente contexto económico en el que las grandes compañías españolas saben cómo llegar a América Latina, pero no así las pymes, cuyo "gran desafío" es aumentar su productividad, insistió.

"La asociación con empresas españolas puede ser tremendamente virtuosa", sostuvo el responsable de la SEGIB, quien también animó a España a posicionarse en América Latina no tanto con capital sino en el ámbito de la gestión, punto en el que Iglesias reconoció la "debilidad" de la región.

La mano de obra cualificada y la formación de recursos humanos son otras de las potencialidades que España puede aprovechar, abriendo nuevos campos de circulación de talentos que América Latina necesita, añadió Iglesias, para quien la afinidad cultural es el verdadero capital que vincula a ambas orillas del Atlántico y "que no debemos olvidar", apostilló.

El político uruguayo destacó que Iberoamérica tiene que competir en el ámbito económico con un regionalismo activo, aunque todavía es más político que económico como "reafirmación" de las regiones, el "retorno de los hijos pródigos" -dijo en referencia a los inversores que abandonaron el continente y que están regresando-, y nuevos actores, como China, con el 15 % de la inversión extranjera.

"Hemos aprendido a manejar la economía", sostuvo Iglesias, quien aseguró que América Latina es hoy "más democrática y respetuosa con los derechos humanos de lo que lo fue nunca", pese a haber "desviaciones, brotes populistas también" y "matices" en los que "no vale la pena entrar", aseveró.

De cara a la próxima cumbre de Cádiz, el secretario general iberoamericano destacó que es una "oportunidad para fortalecer el diálogo y la cooperación" y, en cuanto a la participación, evidencia que "Iberoamérica cuenta y existe", concluyó.