El jefe de policía del poblado escolar de Berkeley está defendiendo la decisión de asignar a 10 agentes, algunos en tiempo extra, para buscar el iPhone robado de su hijo adolescente.

Michael Meehan dijo al diario Oakland Tribune el miércoles que no se dio trato preferencial al jefe policial cuando se empleó a dicho número de agentes, incluyendo tres detectives y un sargento, para buscar el teléfono, el cual fue tomado del casillero de una escuela en enero.

Meehan dijo que los supervisores de campo decidieron cuántos agentes se asignarían al caso y aseguró que la búsqueda se condujo apropiadamente.

El jefe de policía también estuvo bajo escrutinio en marzo después de ordenar a un agente que acudiera a la casa de un periodista para que se cambiara la historia en internet sobre una reunión comunitaria donde se criticaba la respuesta al caso de un anciano que murió por una golpiza. El reportero había considerado lenta esa respuesta.

Meehan se disculpó después por aquel incidente.

___

Información de The Oakland Tribune http://www.oaklandtribune.com