Las alarmas saltaron dentro del mundo del béisbol profesional de las Grandes Ligas cuando surgió un informe periodístico que los Yanquis de Nueva York podía ser vendidos en un futuro.

Uno de los dueños del equipo, Hal Steinbrenner, desmintió categóricamente el informe en el que se elaboraba que su familia había considerado la opción de vender al equipo más ganador en la historia del deporte de Estados Unidos y del mundo.

"Acabo de enterarme de lo que publicó el (New York) Daily News. Eso es pura ficción", declaró Steinbrenner. "Los Yanquis no están a la venta. Espero que sean parte de nuestra familia por muchos años por venir".

Desde la venta de los Dodgers de Los Ángeles por más de 2.000 millones de dólares el pasado mes, se ha especulado mucho sobre cuanto valdrían los Yanquis.

El fallecido George Steinbrenner, padre de Hal, compró a los Yanquis por 8,8 millones de dólares en 1973.

El Daily News, citando fuentes anónimas, informó que el mercado por los equipos de elite, la partida de varios veteranos clave en los Yanquis, y el hecho de que Hal Steinbrenner está frustrado por la explosión de los salarios en el béisbol han conspirado para hacer que la familia explore la posibilidad de vender el equipo.

Sin hablar sobre los detalles publicados en la historia, el presidente de los Yanquis, Randy Levine, también negó la posibilidad de una venta.

"Puedo decirles que eso es completamente falso", subrayó Levine, de acuerdo al Daily News. "Los Steinbrenners no están vendiendo el equipo."

El gerente de los Yanquis, Brian Cashman, también se hizo eco del informe periodístico y dio su valoración.

"Es bien poco probable que la familia considere vender" le dijo Cashman a ESPNNewYork.com. "Cada impresión que he recibido de parte de Hal me lleva a creer que ellos planifican estar involucrados en esto por varias generaciones más y que le dejarán ese legado a sus hijos".

A medida que se fue deteriorando la salud de George Steinbrenner antes de su fallecimiento en el 2010, le fue cediendo el control del equipo a sus hijos Hal y Hank.

Hank Steinbrenner se concentró inicialmente en las operaciones de béisbol y Hal se hizo cargo de las finanzas, pero Hank Steinbrenner ha ido quedando en el trasfondo del equipo mientras su hermano se ha convertido en la cara de la familia.