Fuerzas del gobierno y grupos armados de oposición han cometido matanzas extrajudiciales, torturado a rivales y abusado de niños en los 15 meses que lleva la sublevación en Siria, informó el jueves una comisión de expertos de derechos humanos de la ONU.

Los hallazgos de la Comisión Internacional de Investigación Independiente en Siria muestran un escalofriante patrón de abusos cometidos por ambas partes en un conflicto que se ha vuelto "cada vez más militar" a pesar de los esfuerzos de la ONU para un cese al fuego. El reporte se basa en cientos de entrevistas desde marzo de 2011 con víctimas y testigos que huyeron del país.

Señala también que los grupos opositores armados han eliminado a miembros del ejército y de las fuerzas de seguridad así como a sospechosos de ser informantes, a quienes habían capturado.

El panel de tres integrantes indicó que el conflicto ha cambiado y el gobierno ahora enfrenta a combatientes bien organizados y alentados por desertores. El extendido abuso contra los derechos humanos por parte de las fuerzas de gobierno ocurre en "su mayoría durante los ataques militares a gran escala contra localidades específicas conocidas por albergar a desertores y otros opositores del gobierno".

El informe agrega que las fuerzas del gobierno sirio han asesinado gente durante manifestaciones de oposición en las ciudades de Idlib, Homs, Aleppo, Hama, Damasco y Dara, así como en "numerosas aldeas en todo el país". Indica que ha surgido un patrón claro donde un ataque está precedido por el cierre de caminos principales en un vecindario o localidad.

El panel también cita testimonios de fuerzas de seguridad utilizando bombardeos precisos para atacar un bastión de la oposición así como ataques indiscriminados en áreas habitacionales donde se cree que podrían estar ocultos los combatientes.

Tras el bombardeo, las fuerzas de seguridad entran respaldadas por francotiradores ubicados en techos y buscan casa por casa. El documento indica que algunas veces, los sospechosos son ejecutados de inmediato, de acuerdo con varios relatos.

"Los combatientes son asesinados después de ser capturados o heridos. En algunos casos particularmente graves, familias enteras fueron ejecutadas en sus casas, por lo regular familiares de quienes se oponen al gobierno", agrega el informe.