El nuevo ministro del Interior de Rusia, el teniente general Vladímir Kolokóltsev, prometió que redoblará la disciplina del cuerpo policial para recuperar la confianza de la población, en una entrevista publicada hoy por el diario "Izvestia".

"El mayor problema es, desde luego, (recuperar) la confianza de gente", dijo Kolokóltsev, quien recalcó que cualquier delito cometido por un agente policial echa por tierra los logros y el trabajo del todo el cuerpo.

Según una encuesta publicada recientemente por el Centro Levada, el 63 % de los rusos no confía en los policías y el 83 % está preocupado por la arbitrariedad y corrupción policial.

En opinión del titular del Interior, lo primero que hay que hacer para restablecer el prestigio de la Policía es implantar una "disciplina absoluta" entre sus efectivos.

"Si exigimos que los ciudadanos cumplan la ley, nosotros mismos debemos ser intachables", dijo Kolokóltsev, policía de carrera, que este lunes sustituyó al frente de Interior a Rashid Nurgalíev, un general procedente de los servicios secretos.

El nuevo ministro adelantó que no habrá un nuevo proceso de evaluación del personal policial, pues ya existen todos los mecanismos necesarios para depurar el cuerpo.

"Trabajaré con los funcionarios honestos y profesionales y libraré el sistema de todo aquel que incurra en ilícitos o no sea capaz de cumplir profesionalmente su labor", enfatizó.EFE