El internacional brasileño Anderson Polga, campeón del mundo con su selección en 2002, anunció hoy que se despide del Sporting de Lisboa después de nueve años y más de 300 partidos al servicio del club de Alvalade.

"Me voy con la cabeza erguida, pues cada día que venía a trabajar era con el objetivo de darlo todo y ayudar al club a vencer. Es difícil salir del país de uno, trabajar con tantos entrenadores durante todos estos años y continuar siendo útil", manifestó el central.

Junto al entrenador Ricardo Sá Pinto y varios dirigentes del Sporting, Polga, de 33 años, apenas lamentó no haber vencido un título liguero, el mismo que el club verdiblanco no gana desde el 2002.

Caracterizado por un aseado manejo del balón y su buen juego aéreo, el defensa brasileño aseguró que continuará en activo, aunque aún no sabe en qué equipo.

"Voy a continuar jugando y ahora voy a pensar, todavía tengo tiempo. No tengo destino seguro, está Brasil y Europa, pero nada seguro, voy a analizarlo. En Portugal no hay nada", expuso.

Ânderson Corrêa Polga, nacido en 1979 en la localidad de Santiago, en el sureño estado de Río Grande do Sul, comenzó su carrera en el Gremio de Porto Alegre, con el que conquistó los campeonatos regionales de 1999 y 2000 y la Copa de Brasil en el 2001.

En el 2002, debutó en la selección absoluta de Brasil de la mano de Luiz Felipe Scolari, quien le llevó al mundial de ese mismo año en Corea y Japón, donde se consagró campeón después de jugar como titular ante Costa Rica.

Con la pentacampeona jugó 11 partidos y marcó tres goles hasta 2003, año en el que fue contratado por el Sporting de Lisboa, uno de los colosos portugueses junto al Benfica y el Oporto.

Polga se convirtió en el primer futbolista campeón del mundo en jugar en la Liga portuguesa y rápidamente adquirió un estatus de líder hasta ser el capitán del equipo.

Con el escudo de los "leones", venció las Copas de 2007 y 2008 y fue subcampéon de Liga en 2008 y 2009 y de la UEFA en 2005.