La temporada de huracanes de este año en la cuenca atlántica será "cerca de lo normal", con la posible formación de entre 9 y 15 tormentas tropicales, de las que entre 4 y 8 pueden llegar a tener fuerza de huracán, según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA, por su sigla en inglés).

La NOAA presentó hoy en una rueda de prensa en Miami sus previsiones para la temporada de huracanes que comienza oficialmente el próximo 1 de junio y finalizará el 30 de noviembre.

Según sus cálculos, durante esos seis meses podrían formarse entre 1 y 3 huracanes mayores, aquellos que tiene categoría 3, 4 o 5 (las mayores en la escala de intensidad Saffir-Simpson), con vientos de 178 kilómetros por hora o superiores.

Pese a que se espera una temporada de huracanes con una actividad "normal" en el Atlántico, Robert Detrick, director de la NOAA, alertó sobre la importancia de "estar preparados" y "no atender tanto al número de huracanes que se pueden producir y porcentajes".

"El mensaje más importante" se centra en "estar preparados", insistió el experto en investigación atmosférica, quien recordó que este año se cumple el vigésimo aniversario del devastador paso del huracán "Andrew", de categoría 5, la máxima, por el sur del estado de Florida, una temporada en la que sólo se formaron seis tormentas.

De ahí la insistencia de Detrick en que la población se conciencie de la importancia de prepararse ante la llegada de la temporada de huracanes, cuyas condiciones atmosféricas y oceánicas favorecen este año un período "cerca de lo normal", con un 70 % de probabilidades de que se formen de 9 a 15 tormentas tropicales.

En una temporada promedio se forman 12 tormentas y 6 huracanes, de los cuales 3 alcanzan las categorías mayores, precisó la NOAA.

Así, se prevé que esta temporada de huracanes sea ligeramente "menos activa" que la registrada en años anteriores, apuntó Jane Lubchenco, administradora de la NOAA.

En la temporada pasada, que fue muy activa, se formaron 19 tormentas tropicales, de las que 7 se convirtieron en huracanes, aunque muy pocos se abatieron sobre tierra. No obstante, explicó Lubchenco, resulta "vital" para los ciudadanos y los turistas "estar preparados".

En cuanto a los factores que pueden influir en la reducción de la actividad ciclónica este año en el Atlántico, además de la acción de los vientos cortantes, Detrick hizo referencia al fenómeno de "El Niño", el cual, "si se desarrolla este verano -precisó- implicará una disminución de la actividad de la temporada".

"Si 'El Niño' se desarrolla hacia el final del verano o primeros de otoño, las condiciones podrían ser menos favorables para la formación de huracanes en los meses pico (agosto-octubre) de la temporada", apuntó Gerry Bell, el principal meteorólogo del departamento centrado en analizar la temporada de huracanes.

Para Bell, "no se trata de nombres de huracanes y porcentajes, se trata de estar preparados".

Tanto Detrick como Bell resaltaron las mejoras efectuadas en las últimos décadas en el seguimiento y predicción de huracanes, con una "mejora de la tecnología" y "avances en el campo de la investigación y el acopio de información crítica".

Timothy Manning, subdirector Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), puso de relieve que "un solo huracán que toque en la costa (estadounidense) creará un desastre", por lo que, coincidió con los expertos, "resulta esencial estar preparados y hacer acopio de agua, alimentos y otros artículos".

"Lo más importante es estar atentos a los boletines de los servicios de meteorología y seguir las órdenes de evacuación", si se producen, destacó Manning, quien enfatizó que "el tiempo para estar preparados es ahora".

Según los pronósticos de los meteorólogos Philip J. Klotzbach y William M. Gray, de la Universidad de Colorado, la temporada de huracanes en la cuenca atlántica será menos activa en el 2012 que la registrada el año pasado.

El pronóstico de la Universidad de Colorado vaticina la formación de 10 tormentas tropicales y 4 huracanes, de los que 2 serían de categoría mayor en la escala de intensidad Saffir-Simpson del 1 al 5.