El Departamento de Estado de EE.UU. señaló hoy las malas condiciones en prisiones, el tráfico de personas o los trabajos forzados en Brasil en su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo en 2011.

El informe asegura que pese a que Brasil es una democracia multipartidista se dan tratos y condiciones abusivas en cárceles del país o en custodia policial, al tiempo que se vulneran derechos con períodos prolongados de detención en ausencia de juicio.

"Los más significativos abusos incluyen condiciones por debajo de los estándares, tráfico de personas, especialmente tráfico sexual o de niños y adolescentes, y trabajos forzados", indica el informe de Prácticas en Derechos Humanos de 2011.

Otros de los problemas que detalla el informe es la continuidad de "las violaciones y discriminación contra la mujer, niños y adolescentes", discriminación de afrobrasileños, gais y lesbianas e indígenas.

"El Gobierno continúa persiguiendo funcionarios que cometen abusos, aunque el prolongado tiempo para llevar a la Justicia a algunos de los que violan los derechos humanos sigue siendo un problema", indica el informe.

Según el Departamento de Estado, "pese a que la Constitución prohíbe el trato inhumano, cruel y degradante y contempla penas a lo que recurren a él, tortura y trato cruel por parte de la Policía y guardias de prisiones persiste".

No obstante, afirma que no hay constancia de desapariciones por motivos políticos y recuerda que "las autoridades generalmente respetan los derechos constitucionales a una determinación judicial rápida de la legalidad de una detención".

En cuanto a la libertad de prensa el informe señala que "los medios independientes son activos y expresan una amplia variedad de opiniones con restricciones mínimas, pero elementos criminales no gubernamentales someten a los periodistas a violencia por sus actividades".

El informe también destaca los problemas con los trabajos forzados en empleos relacionados con el sector primario en "muchos estados" brasileños y recuerda que persiste un "insuficiente cumplimiento de las leyes laborales y del trabajo infantil en sectores informales".