La editorial Alfaguara publicará en Estados Unidos dos libros inéditos del recientemente fallecido Carlos Fuentes, "Personas" y "Federico en su balcón", informó hoy el sello de Prisa Ediciones en un comunicado.

"Personas", que se publicará en Estados Unidos en agosto, es un libro de memorias en el que el autor, uno de los principales exponentes de la narrativa mexicana, retrata diferentes personajes a los que conoció y que influyeron en su vida y en su obra.

Entre esos personajes se encuentran Luis Buñuel, François Mitterrand, André Malraux, Jesús de Polanco, Pablo Neruda, Julio Cortázar, Arthur Miller, Simone Weil, Susan Sontag y María Zambrano.

Sobre este ensayo, Fuentes decía que se tenía que "apurar a publicarlo" porque contiene impresiones del escritor en torno a casi una veintena de personas, todas ellas ya fallecidas, que habían sido importantes en su vida.

La novela "Federico en su balcón", en la que Fuentes plantea un diálogo con el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, se publicará a principios de 2013.

"Federico en su balcón" comienza cuando Dante Loredano, trasunto del autor, entabla un diálogo con su vecino de balcón (Federico Nietzsche) y se deja guiar por él "a través de los círculos de sordidez y pasión de una ciudad encendida por una violenta revolución social contra la oligarquía del poder económico y militar", explicó Alfaguara.

Fuentes tenía previsto presentar esta novela en noviembre próximo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

El último libro publicado en Estados Unidos de este Premio Cervantes (1987) y Príncipe de Asturias (1994), "La gran novela Latinoamericana" (Alfaguara, 2011) propone un recorrido por la evolución de la novela en Latinoamérica, desde el descubrimiento del continente hasta nuestros días.

El escritor mexicano, una de las principales plumas del "boom" latinoamericano, murió el pasado 15 de mayo en la capital de su país a los 83 años.

El autor de obras como "La muerte de Artemio Cruz" (1962), "Gringo Viejo" (1985) o "Terra Nostra" (1975) pereció en un hospital del sur de la capital mexicana, donde había sido ingresado de urgencia.

El novelista tenía previsto ofrecer en los próximos días algunas entrevistas con motivo de la publicación de "Federico en su balcón".