El huracán Bud se debilitó a categoría dos mientras se dirigía el viernes hacia un área de playas turísticas y comunidades montañosas en la costa mexicana del Océano Pacífico, al sur de Puerto Vallarta.

Las autoridades cancelaron las labores escolares en 11 comunidades que se espera sean azotadas por lluvias fuertes en el estado de Jalisco, y trabajadores de protección civil estaban preparando albergues de emergencia.

Se emitió una advertencia de huracán para la costa mexicana del Pacífico, de Manzanillo hasta Cabo Corrientes, al noroeste, mientras que estaba en efecto una advertencia de huracán y tormenta tropical de Punta San Telmo a Manzanillo.

Bud llegó a ser de categoría tres, pero los vientos sostenidos máximos disminuyeron en la madrugada del viernes a cerca de 175 kph (110 mph), convirtiéndolo en una tormenta categoría dos en una escala de cinco.

La tormenta estaba ubicada aproximadamente 170 kilómetros (105 millas) al suroeste de Manzanillo y se movía en dirección norte-noreste a cerca de 13 kph (8 mph).

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos en Miami señaló que se esperaba un debilitamiento gradual de Bud pero aún se pronosticaba que llegaría a la costa mexicana como huracán. Existen indicios de que la tormenta podría dar vuelta después de tocar tierra y regresar al Pacífico.

El gobierno de Jalisco preparó cientos de catres y decenas de vehículos, incluidas excavadoras, que podrían necesitarse para retirar escombros.

Funcionarios de Puerto Vallarta dijeron que estaban en estrecho contacto con gerentes de los cientos de hoteles de la ciudad en caso de que los turistas necesiten trasladarse a ocho albergues de emergencia. Indicaron que el mar del afamado centro vacacional estaba en calma, pero se prohibió temporalmente nadar en éste como precaución.