Barcelona y Athletic de Bilbao, los dos equipos más ofensivos de la liga española, se medirán el viernes en la final de la Copa del Rey, en un duelo entre las canteras más prolijas del país en los últimos años.

El partido se disputará en el estadio Vicente Calderón de Madrid y cuenta con todos los alicientes para ofrecer un gran espectáculo. Sin embargo, la fecha tan cercana a la Eurocopa, en la que España debuta en la defensa del título frente a Italia dentro de dos semanas, ha enfriado mucho el interés por la final.

A la cita también faltará el rey Juan Carlos de Borbón, todavía convaleciente de la operación en la cadera derecha tras un polémico viaje a cazar elefantes en Botsuana. Le sustituirá en el palco de autoridades su hijo el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, heredero de la corona española.

Será el último partido de la exitosa era de Pep Guardiola en el banquillo del Barsa. Una despedida frente a uno de sus maestros reconocidos, el técnico argentino Marcelo Bielsa, que podría dar al conjunto catalán el 14to. título de 18 posibles con Guardiola y el cuarto trofeo de una temporada agridulce, en la que ganó las Supercopas de España y Europa y el Mundial de Clubes, pero perdió su corona en la liga española y la Liga de Campeones.

Para el Bilbao, que cayó estrepitosamente frente al Atlético de Madrid por 3-0 en la final de la Liga Europa, será una oportunidad de redimirse, y llevar el primer título a sus vitrinas desde 1984.

La final promete un despliegue ofensivo de primera magnitud. Guardiola y Bielsa son técnicos reconocidos por una filosofía de fútbol de ataque irrenunciable.

El primer duelo de vascos y catalanes en liga finalizó 2-2 en Bilbao, en lo que muchos analistas calificaron como el mejor partido del campeonato y un reflejo de la calidad de las categorías inferiores de ambos equipos.

Bilbao es un club único en Europa. No ficha jugadores extranjeros y la plantilla está formada íntegramente por futbolistas del País Vasco o de regiones limítrofes del norte de España.

El equipo hizo de la necesidad virtud, creando uno de los mejores sistemas de cantera del país. En el Vicente Calderón, Bielsa contará con algunos referentes de esa cantera, como el artillero internacional Fernando Llorente, el defensa hispano-venezolano Fernando Amorebieta y los volantes Iker Muniaín y Oscar de Marcos, dos de las mayores promesas del fútbol español.

Llorente ha completado una gran campaña a las órdenes de Bielsa. Suma 29 goles en todas las competiciones y su presencia en la Eurocopa de Polonia y Ucrania parece segura.

El entrenador argentino tiene a toda la plantilla a su disposición tras las recuperaciones de sus mediocampistas Ander Herrera y Ander Iturraspe, que presumiblemente también serán titulares.

En cuanto a Barcelona y su inagotable fábrica de talento de La Masía poco o nada queda por decir. Lionel Messi, Andrés Iniesta y Xavi Hernández son sólo algunos nombres propios de las categorías inferiores que han guiado al conjunto azulgrana a su época más gloriosa en más de 100 años de vida.

Guardiola se puede despedir del Barcelona con la Copa, precisamente el primer título que ganó como técnico del Barsa en 2009, también contra el Athletic de Bilbao.

El Barcelona lleva un mes prácticamente parado, desde la eliminación de la Liga de Campeones a manos del Chelsea, y con la mitad de los jugadores pensando más en la Eurocopa que en otra cosa.

Además, el técnico cuenta con bajas importantes para la final, sobre todo en defensa. Carles Puyol, lesionado en la rodilla derecha, Eric Abidal, quien recibió un transplante parcial de hígado, y el brasileño Dani Alves, operado de una fractura en la clavícula derecha, son bajas seguras.

Se espera que Javier Mascherano y Gerard Piqué formen la dupla defensiva con la misión de frenar a Llorente. De medio campo para arriba, se espera al mejor Barcelona, con Messi, Iniesta, Xavi y el chileno Alexis Sánchez.

El argentino Messi podría incrementar su estratosférica marca de 72 goles en la temporada, nuevo récord absoluto en Europa tras superar los 67 tantos del alemán Gerd Muller de la temporada 1972-73.