El número de personas que buscaron apoyo por desempleo varió apenas ligeramente la semana pasada, lo que sugiere un modesto crecimiento en el rubro laboral.

El Departamento del Trabajo informó el jueves que las solicitudes semanales de ayuda bajaron en 2.000 a una cifra de 370.000, ajustada por factores temporales.

Las solicitudes se han estabilizado este mes después de descender respecto de su nivel de 392.000, reportado en abril — el más alto en cinco meses_. El promedio de cuatro semanas, una medida menos volátil, también bajó: fue de 370.000 la semana pasada.

El nivel bajo sugiere que las contrataciones podrían aumentar un poco en mayo con respecto al lento ritmo de abril. Cuando las solicitudes bajan de 375.000 en una semana, esto normalmente sugiere que el decremento es suficientemente fuerte para reducir la tasa de desempleo.

Michael Gapen, un economista de Barclays Capital, señaló que las cifras "apuntan a una modesta alza en el crecimiento de la nómina" en mayo.

Los economistas pronostican que los empleadores han agregado 160.000 fuentes de trabajo este mes. Eso es superior a las ganancias de abril, pero inferior al ritmo establecido este invierno. El gobierno reportará el próximo viernes el crecimiento laboral en mayo.

Algunas compañías están realizando grandes recortes de personal. La directora ejecutiva de Hewlett-Packard Co., Meg Whitman, dijo el miércoles que la compañía recortará 27.000 empleos, u 8% de su fuerza de trabajo, en un período de dos años.

La tasa de desempleo ha bajado de 9,1% en agosto a 8,1% el mes pasado.

Parte del motivo de la disminución es que los empleadores han agregado un millón de empleos en los últimos cinco meses. Pero la cifra también ha decrecido debido a que algunas personas abandonaron la búsqueda de trabajo. El gobierno sólo contabiliza a la gente como desempleada si está buscando activamente un trabajo.

Las contrataciones repuntaron en el invierno, cuando las solicitudes disminuyeron continuamente. El aumento de empleos promedió 252.000 en el período diciembre-febrero.

El ritmo de contratación disminuyó en marzo y abril a un promedio de 135.000 empleos por mes, lo cual suscitó temores de que el mercado laboral podría estar debilitándose.

Economistas advirtieron que un invierno más benigno llevó a las compañías a adelantar sus contrataciones y acelerar otras actividades que normalmente no ocurrirían sino hasta la primavera.