Unas 132 personas han muerto en Haití a causa del cólera en lo que va de año, mientras que los afectados suman 13.000, dijo hoy en un comunicado la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, pro su sigla en inglés) de la ONU.

Desde que la epidemia estalló en octubre de 2010 han perdido la vida más de 7.000 personas y han enfermado 544.000, según datos hechos públicos el 15 de mayo por el Ministerio de Salud Pública y Población (MSPP) del país antillano.

El director de operaciones de OCHA, John Ging, destacó la urgencia de un nuevo enfoque más sostenible en la lucha contra el cólera por parte de agencias de cooperación y las autoridades y la necesidad de un compromiso mayor de los donantes.

Consideró "inaceptable que se estén perdiendo vidas" a causa del cólera debido a que durante el último año faltaron fondos para la prevención y respuesta ante la enfermedad.

Ging visitó durante tres días Haití para evaluar los principales desafíos en materia de coordinación humanitaria, principalmente en lo que tiene que ver con el cólera y la inminente temporada de huracanes.

En el barrio de Martissant, en Puerto Príncipe el responsable de OCHA recorrió un centro de tratamiento de cólera gestionado por la organización Médicos sin Fronteras (MSF), cuyo personal le expresó su "grave preocupación" ante la evolución de la enfermedad durante este año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que el número de casos de la epidemia puede superar los 200.000 durante 2012.

Mejorar las atroces condiciones de cientos de miles de haitianos que carecen de agua potable y sistemas de saneamiento es la principal prioridad en el esfuerzo por prevenir nuevos brotes de la enfermedad, según OCHA.

En cuanto a la situación de los desplazados por el terremoto de 2010 (se calcula que todavía 420.000 personas viven en tiendas de campaña, mientras 1,1 millones se han instalado en viviendas) Ging instó a los países y organismos donantes de ayuda a mantener su apoyo "hasta que cada uno de los restantes 400.000 desplazados internos haya encontrado una alternativa a la miseria de estos campamentos".