Una persona con un caso activo de tuberculosis que visitó dos unidades de cuidados neonatales en el norte de California tenía una razón válida para estar allí y no había sido diagnosticada en el momento, dijeron las autoridades el miércoles.

Se ha divulgado poca información sobre la persona contagiada, que no era empleado del hospital ni trabajador de la salud. La persona fue puesta en aislamiento después de la visita y está recibiendo tratamiento. Las autoridades han citado las leyes de privacidad del paciente para no ofrecer detalles que podrían conducir a identificarlo.

El residente del condado de Solano visitó el hospital Sutter Memorial en Sacramento durante la segunda mitad de marzo y el centro médico Northbay en Fairfield a principios y mediados de abril.

"Supimos quién era la persona. Sin duda estaba ahí por una razón", dijo Steve Huddleston, un portavoz de Northbay.

La persona no fue diagnosticada con tuberculosis, sino hasta la semana pasada. Apenas había comenzado recientemente a mostrar síntomas, dijo la médica Olivia Kasirye, oficial jefe de salud pública para el condado de Sacramento.

En un primer momento se creyó que un total de 35 bebés habían estado expuestos en los dos hospitales a la bacteria que se propaga a través del aire y puede conducir a una enfermedad respiratoria a veces fatal, pero las autoridades redujeron su cálculo a 26 como máximo.

Kasirye dijo que se creyó que 20 bebés estuvieron expuestos en Sacramento, pero una evaluación adicional de los registros hospitalarios mostró que únicamente 11 estuvieron bajo riesgo potencial.

Las autoridades dijeron que creían que el riesgo de infección para los niños fue baja, pero pidieron a los padres que los bebés sean evaluados por sus médicos antes de que acabe la semana.

En años recientes, variedades de tuberculosis que no responden a los antibióticos estándar han aumentado los temores de que una enfermedad que se creía erradicada en Estados Unidos podría llegar a ser más frecuente.