El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aclaró hoy que el marco con las bases jurídicas para una salida negociada al conflicto armado que estudia el Congreso no contempla indultos ni amnistías ni que los jefes guerrilleros puedan ejercer cargos públicos una vez alcanzada la paz.

Los líderes guerrilleros "no serán objeto de la renuncia de la acción penal", dijo Santos, quien además aseguró que el proyecto "no dice nada sobre la posibilidad de la participación política de los cabecillas de la guerrilla".

Además, agregó, "pueden tener la absoluta tranquilidad de que los miembros de la Fuerza Pública contarán, como debe ser, con las garantías jurídicas necesarias. ¡No los voy a dejar solos!".

El presidente respondió así en un acto en una universidad militar ante las preocupaciones manifestadas por algunos de los asistentes por el alcance del llamado Marco Jurídico para la Paz, que ya pasó el trámite en la cámara baja y está en la recta final en el Senado.

"Pueden tener la absoluta tranquilidad de que los miembros de la Fuerza Pública contarán, como debe ser, con las garantías jurídicas necesarias. ¡No los voy a dejar solos!", subrayó Santos.

El Marco es un instrumento de justicia transicional enfocado en los actores del conflicto armado interno (las guerrillas FARC y ELN, y la fuerza pública) para ponerle fin a medio siglo de violencia en Colombia.

Este proyecto ha suscitado las críticas de la organización Human Rights Watch (HRW) y del expresidente derechista Álvaro Uribe, que coinciden en señalar que puede fomentar la impunidad, y también de al menos dos militares en retiro, que en un cruce de correos electrónicos plantearon incluso retirar a Santos de la Presidencia.

Según Santos, esta norma permitiría legislar para hacer "más viables las desmovilizaciones" y agilizar la Justicia, frente al atasco que generó Justicia y Paz, el marco jurídico que a partir de 2005 permitió la desmovilización de 31.000 paramilitares a cambio de beneficios jurídicos.

En declaraciones a Efe, el senador ponente del proyecto legislativo, Roy Barreras, consideró que el mensaje de Santos "tranquiliza a muchos sectores", aunque se manifestó "un poco más abierto" frente a la participación en la sociedad de los subversivos una vez desmovilizados.

"A mí me parece difícil en el futuro un diálogo de paz si a quienes les ofrecemos que cambien las balas por la palabra no les damos la palabra", opinó el legislador oficialista, al precisar que en todo caso esos portavoces serían "inocentes de delitos atroces".