El candidato presidencial republicano Mitt Romney dijo el miércoles estar cada vez más optimista sobre el futuro económico de Estados Unidos debido a las ventajas de las empresas norteamericanas para acceder al mercado en América Latina.

"Estoy cada vez más optimista sobre el futuro económico de este país, sobre la prosperidad para nuestros hijos. Digo eso porque hay varias cosas juntándose", dijo Romney ante miembros de la empresarial Coalición Hispana.

Ante una pregunta de la audiencia sobre la importancia de la región si ganara las elecciones de noviembre, el candidato afirmó que "las oportunidades en América Latina son realmente extraordinarias, no solo por la proximidad sino por los valores y culturas compartidas".

Expresó que le preocupa "lo que ocurre en el Medio Oriente y en China, pero también me importa lo que ocurren en América Latina y en este hemisferio".

Romney centró su discurso en una propuesta para permitir a estudiantes discapacitados y de bajos ingresos utilizar fondos federales para asistir a escuelas públicas, escuelas públicas administradas por la comunidad (conocidas en inglés como charter) y, ocasionalmente, escuelas privadas.

El plan coincide con la filosofía republicana de dar a los estudiantes más opciones, pero no especifica qué pasará con escuelas ubicadas en áreas que dependen de financiamiento federal. Un asesor de Romney dijo el miércoles a reporteros que el plan no incluye fondos federales nuevos para educación.

"Aquí estamos en la nación más próspera, pero millones de niños reciben una educación tercermundista. Y los niños de minorías étnicas sufren más. Este es el tema de derechos civiles de nuestra era. Y es el gran reto de nuestro tiempo", dijo el dirigente republicano en una de tres referencias a las minorías.

Durante su discurso ante la Coalición Latina — su primera alocución ante una organización latina en la capital estadounidense durante su campaña electoral — el gran ausente fue la reforma migratoria integral.

Dirigentes demócratas han criticado reiteradamente a Romney por haber propuesto una política de autodeportaciones para resolver la situación de 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin la debida documentación y por haber dicho que la ley migratoria de Arizona debería servir como modelo nacional.

El presidente Barack Obama obtuvo el 67% del voto latino frente a su rival republicano John McCain en 2008. Ahora que Romney ha mostrado preferencia por políticas migratorias restrictivas, la campaña de Obama espera repetir el apoyo sustancial de entre los más de 20 millones de hispanos inscritos en el registro electoral.

Romney también afirmó que de llegar a la Casa Blanca vetaría el Dream Act, un proyecto de ley — impulsado por demócratas e hispanos — que ofrece la ciudadanía a menores de edad que están sin autorización en Estados Unidos si asisten a la universidad o ingresan a las fuerzas armadas.

Un sondeo realizado a comienzos de año por la universidad estadounidense Quinnipiac concedió a Obama 58% de preferencia entre votantes hispanos, y 35% a Romney.

La Coalición Latina es una agrupación que desde 1995 se dedica a apoyar a pequeños empresarios hispanos a aumentar su acceso al capital, su contratación con el gobierno federal y la reducción de costos.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo

___

Steve Peoples en Washington contribuyó con este despacho.