El primer ministro polaco, Donald Tusk, señaló hoy que la Unión Europea debe estar "bien preparada" para una posible salida de Grecia del euro, un "escenario negro" que podría producirse y que, en su opinión, exige reforzar los "cortafuegos" financieros para proteger a los socios más vulnerables.

El jefe del Gobierno de Polonia, país miembro de la UE aunque fuera de la zona euro, reiteró la importancia fortalecer los mecanismos defensivos para evitar que un eventual abandono griego del euro tenga un efecto dominó.

Para Tusk, que hoy se reunirá con el nuevo presidente de Francia, el socialista Francois Hollande, es fundamental evitar que ese hipotético "escenario negro" provoque nuevas víctimas de la crisis.

En declaraciones a la prensa, el primer ministro polaco se mostró partidario de discutir sobre los eurobonos como posible instrumento para favorecer el crecimiento en la UE, aunque precisó su voluntad de que si se ponen en marcha se extiendan a toda la Unión y no sólo a los países de la eurozona.

La hipotética salida de Grecia de la zona euro y la propuesta de crear eurobonos para paliar el alto endeudamiento de algunos de sus países centran las declaraciones previas a la cumbre informal de la UE que se celebra hoy en Bruselas.