La participación de Mariela Castro, la hija del líder cubano Raúl Castro, en una conferencia que se llevará a cabo mañana en San Francisco (EE.UU.) puede servir para tender puentes, según políticos demócratas y republicanos asentados en Los Ángeles, pese a que su visita ha suscitado gran polémica a nivel nacional.

La sobrina de Fidel Castro, conocida defensora de los derechos de los homosexuales en la isla caribeña, se encuentra desde el martes en San Francisco tras recibir un visado por parte de las autoridades de EE.UU. para que pueda asistir a la conferencia.

El demócrata Scott Weiner, supervisor del distrito 8 de San Francisco, es uno de los patrocinadores de una recepción y coloquio con Mariela Castro organizado por Rainbow World Fund y el centro LGBT para conocer su trabajo como activista de los derechos de gays, lesbianas y transexuales en Cuba.

"Esto no tiene nada que ver con la política nacional, se trata de una mujer que apoya a la comunidad de gays, lesbianas y transexuales en Cuba. Es un evento local", argumentó Weiner a Efe.

El presidente del Partido Republicano en San Francisco, Howard Epstein, lejos de polemizar, consideró positiva la presencia de la hija del mandatario cubano en San Francisco.

"A nivel local como partido no tenemos una posición oficial al respecto, pero a título personal considero que cuanto más podamos enseñar a la gente de países comunistas como Cuba cómo se vive aquí, mejor", dijo Epstein e Efe.

La visión de Epstein contrasta con las críticas realizadas la semana pasada por la campaña del precandidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Mitt Romney.

El director de políticas de la campaña, Lanhee Chen, calificó de la concesión de un visado a Castro como de "bofetada" para quienes "en Cuba sufren una incesante persecución" y acusó al gobierno de Barack Obama de "hacer concesiones a los hijos privilegiados de dictadores comunistas".

Desde la campaña para la reelección de Obama se consideró la reacción republicana como un intento de "sumar puntos políticos".

Mariela Castro, según ha podido saber Efe, evita conceder entrevistas durante su visita a EE.UU. y limitará sus comentarios a los que realice en actos públicos.

Castro recibió un visado de las autoridades estadounidenses para poder asistir al XXX Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), que comienza hoy en San Francisco y concluirá el día 26.

La sobrina de Fidel Castro se encuentra desde ayer en la ciudad californiana, donde el martes asistió a reuniones sobre salud para transexuales en la Universidad de California y hoy hablará sobre la misma temática ante un foro de médicos en el campus del Hospital General de San Francisco.

"Tenemos la fortuna de que la señora Castro, cuya experiencia es reconocida en todo el mundo, pase un tiempo con nuestro equipo médico y los estudiantes para conversar sobre este asunto y compartir las lecciones aprendidas", se explica en un comunicado del hospital.

Más allá de las tensiones políticas en precampaña, la presencia de Mariela Castro no ha originado manifestaciones anticastristas hasta el momento.

"No tenemos motivos para pensar que habrá protestas, aunque somos conscientes de que siempre existe esa posibilidad", aseguró el director de Relaciones Públicas del centro médico, Tristan Cook.

En esa misma línea se manifestó Roberto Ordeñana, director de Programas Comunitarios del centro LGBT donde tendrá lugar el coloquio con Castro patrocinado por Weiner a partir de las 18.00 hora local (02.00 GMT del jueves).

"No estamos preocupados, nuestras puertas están abiertas a la gente para conversar", indicó Ordeñana.

Mariela Castro será ponente en el congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) el jueves dentro de la conferencia "Una mirada a la diversidad sexual desde lo político", que se celebrará entre las 12.30 y 14.15 hora local (16.30 y 22.15 GMT).