Representantes del sector exportador y de las navieras pidieron hoy a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) que aplace e incluso suspenda la entrada en vigor, propuesta para el próximo 1 de julio, de un alza escalonada de entre el 15 y el 113 por ciento en el peaje de la vía interoceánica.

"La idea es buscar la posibilidad de extender el plazo" para que los exportadores puedan prepararse para el aumento tarifario, que será escalonado en dos años y se aplicará dependiendo del tamaño de la embarcación y lo que transporte, dijo a los periodistas Jaime Albuja, un representante peruano del sector.

Arturo Sierra, representante de la Cámara Naviera Internacional, solicitó por su parte que sea anulado el incremento, debido al impacto económico que tendrá en el sector que, dijo, ya está afectado por la crisis internacional.

"Lo que estamos pidiendo nosotros como Cámara Naviera es que se retire esta propuesta y que no se haga ningún aumento de tarifa hasta el año 2014", declaró Sierra a la prensa local.

Los usuarios de la vía interoceánica hicieron sus planteamientos en una audiencia pública organizada por la Autoridad del Canal para escuchar a las "consideraciones" respecto a la propuesta de aumento tarifario aprobada en abril pasado por la junta directiva del organismo.

El Canal "analizará los comentarios recibidos durante la audiencia y las consideraciones que fueron enviadas por escrito", dijo el administrador del organismo, Alberto Alemán, quien aseguró que de justificarse una modificación a la propuesta del nuevo esquema de tarifas se hará.

"Siempre se va a pedir más tiempo (para aplicar el ajuste), a nadie le gusta que se le aumenten los precios y eso nosotros lo entendemos", añadió Alemán en declaraciones a los periodistas.

Tras aprobar la propuesta de aumento tarifario, la junta directiva de la ACP abrió un período de consultas como parte de un proceso "abierto y transparente" para su implementación, sostuvo Alemán.

Esa propuesta, que aún debe aprobar el Gabinete de Gobierno para su entrada en vigor, establece un detallado ajuste de tarifas a partir del próximo 1 de julio, entre ellos el de un 7,5 % a las embarcaciones de carga general, contenedores/carga suelta, graneleros secos, tanqueros, quimiqueros y gaseros.

También un aumento del 1,6 % al 1,7 % en el peaje a los barcos portavehículos y ro-ro (roll-on/roll off, dotados con rampas), y un ajuste de 15,5 % en la tarifa por tonelada de desplazamiento.

Para las embarcaciones menores, que no sufren un alza desde 1998, se proponen aumentos en los cuatro niveles de precios sobre la base de la eslora (largo) de la embarcación, que oscilan entre el 60 % y el 113 %, por lo que pasarían de 500 a 800 dólares al más pequeño (15,24 metros) y de 1.500 a 3.200 dólares al más grande (30,48 metros), entre muchos otros ajustes.

La ACP lleva adelante, desde 2007 y hasta 2014, la ampliación de la vía acuática con la construcción de un gigantesco tercer juego de esclusas, a un costo aproximado de 5.250 millones de dólares, que se financiará con los ingresos provenientes de los peajes que pagan los buques por pasar por la ruta.