Tres supuestos guerrilleros kurdos del PKK han muerto en un tiroteo en la provincia oriental de Tunceli, según ha comunicado hoy la oficina del gobernador de esta provincia.

Según el comunicado, difundido en los medios turcos, las fuerzas de seguridad turcas se enfrentaron ayer al atardecer con un grupo de supuestos miembros del ilegal Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) en la zona rural de Ovacik, en la montañosa provincia de Tunceli.

Las fuerzas de seguridad exigieron a los presuntos rebeldes que se rindieran, pero éstos respondieron abriendo fuego, por lo que se produjo un tiroteo que causó tres muertos, según la versión del gobernador.

El comunicado añade que un hombre y una mujer del PKK fueron detenidos en una operación conjunta de la policía y la gendarmería cuando se infiltraban en la ciudad, supuestamente para "cometer un asesinato".

Tunceli es una provincia de mayoría kurda y forma parte del escenario habitual de enfrentamientos entre milicianos del PKK y fuerzas de seguridad turcas.

Desde el inicio de la primavera, los enfrentamientos se han intensificado y en las últimas semanas ha muerto una decena de miembros de las fuerzas del orden, entre ellos un comandante y dos lugartenientes del Ejército turco.

El PKK tomó las armas en 1984 para alcanzar la autodeterminación de las provincias del sureste de Turquía, hogar de unos 12 millones de kurdos, y desde entonces han muerto más de 45.000 personas en una guerra no declarada.