La canciller alemana, Angela Merkel, ha admitido hoy que en la cumbre informal de líderes de la UE ella y el presidente francés, François Hollande, han defendido posturas diferentes, pero que fue un debate "equilibrado y diferenciado".

"Cada uno de nosotros ha hablado una vez y hemos articulado diferentes opiniones sobre los eurobonos", indicó Merkel en una breve rueda de prensa posterior a la cumbre sobre las intervenciones de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

La canciller alemana defendió que para la introducción de eurobonos se requeriría una "coordinación económica mucho más fuerte y tendríamos dificultades importantes en lo que se refiere a las posibilidades de establecer un acuerdo, si pensamos en el pacto fiscal" cuando la oposición del Reino Unido imposibilitó incorporar las normas al Tratado de la UE, recalcó.

Dos de las propuestas de la Comisión Europea para introducir eurobonos requerirían cambiar o enmendar el Tratado.

Merkel reiteró que los tipos de interés "uniformes" que llevó consigo la introducción del euro no ha conllevado una mejora de la competitividad en todos los países miembros.

"Hubo una discusión desigual sobre el tema de los eurobonos, pero fue muy equilibrada y desde el punto de vista de las diferentes perspectivas", señaló Merkel, quien explicó que Hollande ha defendido la emisión de deuda común en la eurozona tal y como había anunciado en los últimos días.

"Fue un debate muy diferenciado", concluyó.