El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha afirmado hoy que en su visita a Londres del próximo día 29, trasladará al Gobierno británico su voluntad de resolver el conflicto con Gibraltar con diálogo, pero también de que se respeten los derechos de los pescadores de la Bahía de Algeciras.

García-Margallo ha adelantado el mensaje que expondrá a su colega británico, William Hague, en una rueda de prensa ofrecida en el Palacio de Santa Cruz de Madrid junto con la canciller mexicana, Patricia Espinosa.

"La voluntad de España es el diálogo, la negociación y el buen entendimiento, pero, desde luego, también el respeto a los derechos de los pescadores españoles a pescar en sus aguas", ha dejado claro.

El ministro se ha preguntado qué ocurriría si "barcos armados españoles intentasen impedir que barcos británicos pescasen en aguas británicas", en alusión a la intervención de la Royal Navy para impedir que faene la flota gaditana en la costa del Peñón.

Según García-Margallo, solo las aguas del puerto de la colonia tienen soberanía británica en virtud del Tratado de Utrecht (1713), pero no el perímetro del litoral que reclama Gibraltar.

El jefe de la diplomacia ha defendido que se vuelva al convenio de pesca que se fijó en 1999 entre las autoridades gibraltareñas y las cofradías gaditanas, al considerar que es un marco "satisfactorio".

Se ha quejado de que el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, haya dado pie a la ruptura de este acuerdo, sellado por su predecesor, Peter Caruana, por creer que es una "cesión de soberanía".

El conflicto pesquero, unido a la visita que el príncipe Eduardo, hijo menor de Isabel II, hará al Peñón el próximo mes de junio, han provocado una situación de tensión diplomática entre España y el Reino Unido.

En la visita a Londres, García-Margallo abordará los otros asuntos espinosos en el contencioso de la colonia, como son las negociaciones sobre la soberanía y la reanudación del diálogo de cooperación.

García-Margallo ha insistido en que el asunto de la soberanía debe ser resuelto "exclusivamente" entre el Reino Unido y España, "sin intervención de las autoridades del Peñón", que, a su entender, no podrían vetar un eventual acuerdo, solo dar su opinión.

Sobre el Foro de Diálogo tripartito, el ministro ha reiterado que este marco ya "no existe" y que no volverá a convocarse si Gibraltar participa en igualdad de condiciones que España y Reino Unido.

García-Margallo ha puntualizado que, como venía ocurriendo hasta ahora, las cuestiones sobre Gibraltar las abordarán los ministros de Exteriores y no los presidentes del Gobierno de ambos países.