El representante nacional Mario Díaz-Balart, republicano del estado de Florida, censuró hoy la decisión del gobierno de Obama de otorgar una visa a la hija del presidente cubano, Raúl Castro, para viajar a los Estados Unidos esta semana.

Es reprobable, inaceptable y sumamente irresponsable que el gobierno permita que estos altos funcionarios del Partido Comunista viajen a los Estados Unidos

- Mario Díaz-Balart

Mariela Castro Espín tiene planes de asistir a una conferencia académica en San Francisco, así como a otros eventos.

“Es reprobable, inaceptable y sumamente irresponsable que el gobierno permita que estos altos funcionarios del Partido Comunista viajen a los Estados Unidos en estas visitas de relaciones públicas para promover el régimen”, declaró Díaz-Balart en una conferencia de prensa coordinada por el Comité Nacional Republicano el pasado martes.

“Mientras [en Cuba] aumenta la represión, este gobierno otorga visas a los más altos niveles de la dictadura castrista porque… no sé quién puede estar más alto que la hija del llamado “presidente” del régimen terrorista".

Desde que la semana pasada se difundió la noticia de que a Castro Espín le habían dado la autorización para viajar a los Estados Unidos, los líderes y activistas cubanoamericanos —que propugnan el cambio democrático en Cuba— han censurado la decisión de permitirle la entrada. La campaña de Mitt Romney también se sumó a las críticas, diciendo que Obama es “blando” con Castro.

La campaña de Obama respondió a los críticos.

Melanie Roussell, la secretaria de prensa del Comité Nacional Demócrata, desestimó las críticas diciendo que eran un intento de los republicanos de ganar puntos políticos, supuestamente ante la comunidad cubanoamericana, un importante bloque del electorado de Florida, que es un estado electoral clave.

“Claramente el gobernador Romney y sus asesores prefieren hacer bulla y ganar puntos políticos a decir qué clase de líder sería él en el mundo”, dijo Roussell en sus declaraciones a Fox News Latino.

“El Presidente cree que promover la democracia y los derechos humanos en Cuba es una cuestión de interés nacional para los Estados Unidos”, agregó en sus declaraciones, "y que, a la vez que mantenemos el embargo, disminuir la dependencia del pueblo cubano del régimen castrista es una manera de alcanzar el objetivo ampliamente compartido de una Cuba en la que se respeten los derechos básicos de todos los ciudadanos".

Castro Espín, una ardiente defensora de los derechos de los homosexuales en Cuba, presidirá un panel sobre la diversidad sexual en la conferencia de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (Latin American Studies Association, LASA) en San Francisco.

Si bien el Departamento de Estado aprobó el pedido de viaje de Castro Espín, también les denegó la visa a siete investigadores cubanos que deseaban asistir al mismo evento, según Tek Henken, un profesor de City University of New York y estudioso de Cuba, que además es miembro activo de la sección cubana de LASA.

Entre los eruditos a quienes se denegó la visa se encontraban algunos a quienes se había permitido viajar a los Estados Unidos anteriormente.

Díaz-Balart dijo que la decisión del presidente norteamericano de otorgar la visa a Castro Espín parecía violar la Proclamación Presidencial 5377, que prohíbe otorgar visas de no inmigrantes a miembros del Partido Comunista cubano.

El Departamento de Estado se negó a comentar directamente sobre el caso pero un vocero dijo a Fox News Latino que no hay ninguna restricción general sobre el otorgamiento de visas a funcionarios cubanos.

El sitio web de la Biblioteca Pública de Nueva York dice que Castro Espín también tiene programado hablar allí el 29 de mayo.

Para los cubanos, solicitar viajar a los Estados Unidos con fines de intercambio cultural es un proceso complicado y a menudo arbitrario que puede tardar meses. Debido a que  Cuba es uno de los cuatro países que figuran en la lista del Departamento de Estado de “promotores del terrorismo de estado”, las visas para los cubanos deben pasar una autorización adicional de seguridad.

De los aproximadamente 80 cubanos que solicitaron asistir a la conferencia en San Francisco, a 11 se les denegó la petición y otros 25 se están examinando, según informó el Washington Post.

Castro Espín ya ha estado en los Estados Unidos al menos una vez, en 2002 —cuando George W. Bush era presidente—, también para asistir a una conferencia.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino