El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, nombró hoy como titular de la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia, creada el martes por el Ejecutivo, al general Julián Pacheco.

El oficial, que se venía desempeñando como director de Información y Estratégica del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, dijo escuetamente a los periodistas que espera contribuir con su experiencia, de unos 17 años, en los servicios que requiere el país y ejecutar las actividades que ha ordenado el presidente.

Una de las deficiencias de los cuerpos de seguridad del Estado está precisamente en el campo de la investigación, lo que le preocupa a Lobo, según confesión del mismo gobernante hondureño en un diálogo con corresponsales de prensa extranjera, la semana pasada.

La nueva dirección estará adscrita al Consejo Nacional de Defensa y Seguridad que preside Lobo, y en el que están involucrados el Parlamento, la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Público y las secretarías de Defensa y Seguridad, dijo en una rueda de prensa el secretario privado del presidente, Reinaldo Sánchez.

Agregó que la decisión de nombrar a Pacheco se tomó "por unanimidad" de todos los miembros del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.

Pacheco será el encargado de dictar las políticas públicas que en materia de defensa y seguridad se requieran en el país, según el Ejecutivo.

El nombramiento de Pacheco se enmarca en el proceso de depuración de la Policía Nacional, iniciado en noviembre de 2011, orientado a sanear una institución que está salpicada por la corrupción de agentes y oficiales, de los que muchos se han visto envueltos en crímenes, secuestros, narcotráfico y robo de vehículos, entre otros delitos.

Los cuerpos de seguridad tampoco dan respuesta a la población en lo que respecta al combate a la alta criminalidad que vive el país centroamericano, con un promedio de quince muertos diarios.

De esa violencia no escapan los periodistas, de los que han sido asesinados 24 desde 2010, año en el que asumió Lobo, y lo que va de 2012.

El caso más reciente, que ha causado mucha conmoción en el país, es el secuestro, el pasado día 9, del periodista Alfredo Villatoro, quien fue asesinado el 15 de mayo por sus captores.

Villatoro era uno de los coordinadores de noticiarios de la radio HRN, una de las dos emisoras más importantes de Honduras.

A raíz del crimen contra Villatoro, quien era amigo del presidente hondureño, el Ejecutivo ha tomado otras decisiones como la destitución del director de la Policía Nacional, José Ricardo Ramírez, quien el martes fue sustituido por Juan Carlos Bonilla.