La Unión (cristianodemócratas y socialcristianos bávaros CDU/CSU) de la canciller federal, Angela Merkel, ha perdido popularidad con fuerza tras su derrota en las recientes elecciones legislativas en Renania del Norte-Westfalia, el estado mas poblado de Alemania.

La encuesta semanal del instituto demoscópico Forsa publicada hoy revela que los partidos de la Unión han perdido cuatro puntos en una semana hasta situarse en un 31 % de intención de voto en unas eventuales elecciones adelantadas al Bundestag, el parlamento germano.

Se trata de su peor resultado desde el pasado mes de octubre, aunque del mismo no se ha beneficiado apreciablemente la oposición socialdemócrata (SPD), que solo sube un punto hasta alcanzar un 27 % de sufragios potenciales.

El sondeo señala que Los Piratas, la nueva formación emergente en Alemania, gana igualmente un punto hasta un 13 % de posibles votos, lo que les lleva a un empate porcentual con los Verdes, que se mantienen estables.

Asimismo confirma la recuperación del Partido Liberal (FDP), socio menor de la coalición de Merkel, que llevaba mas de un año hundido por debajo del 5 % -límite electoral para lograr escaños- y al que ahora se atribuye una intención de voto del 6 %, su mejor valor desde marzo de 2011.

Finalmente La Izquierda, que pierde voto de protesta en beneficio de Los Piratas y está sumida en una crisis de dirección, solo cuenta con un 6 % de votos potenciales, el peor resultado desde su fundación en junio de 2007 con la fusión de postcomunistas de la extinta RDA y disidentes socialdemócratas.

El sondeo revela que ninguno de los dos frente tradicionales, Unión y liberales con la suma de un 37 % de votos y socialdemócratas y verdes con un 40 %, alcanzaría una mayoría suficiente para controlar el Bundestag y formar gobierno.