La más calurosa recepción del público en el Festival de Cine de Cannes ha sido para "Holy Motors", una perturbadora película de ensueño del director francés Leos Carax.

Protagonizada por Denis Lavant como un hombre que adopta una docena de personalidades diferentes durante un largo día en París, la cinta incluye escenas surrealistas, momentos tiernos, la sensual participación de Eva Mendes, una canción de Kylie Minogue y la aparición inesperada de monos bonobo.

La película fue vitoreada el miércoles en su primera función especial para la prensa, pero dejó a otros espectadores perplejos.

"Para esto venimos todos a Cannes", dice la reseña del diario The Guardian, que le dio cinco estrellas. La revista Screen International quedó menos impresionada: juzgó a la cinta como "una tímida rareza para ricos".

"Holy Motors" es el primer largometraje de Carax desde el romance experimental "Pola X", que se presentó en Cannes en 1999 generando opiniones encontradas. Es una de las 22 películas que compiten por la Palma de Oro, el máximo honor del festival.

Es un regreso impactante, pero no hay que preguntarle a Carax qué quiere que se lleve el público de la película.

"No sé. ¿Quién es el público? Todo lo que sé es que es un montón de gente que estará muerta muy pronto", dijo el director blandiendo un cigarrillo apagado en una conferencia de prensa en Cannes. "No hago películas públicas, hago películas privadas".

Minogue sugirió que la película es sobre "cómo nos presentamos ante el mundo en diferentes momentos".

También está llena de escenas que evocan otras cintas, desde la cinta de terror "Los ojos sin rostro" (1960) hasta "Blade Runner" (1982). Al preguntarle si es en parte una película sobre la historia del cine, Carax contestó: "Cada película lo es".

"Saqué esta película de mi imaginación" para Denis Lavant, quien ha participado en sus cintas desde la década de 1980, dijo el cineasta.

En "Holy Motors" Lavant retrata, entre otros personajes, a una pordiosera, un viejo moribundo, un asesino con un cuchillo y un gnomo sucio que arrastra a una supermodelo (Mendes) por las cloacas de la ciudad.

El actor dijo que la escena más difícil fue aquella en la que su personaje interactúa con los dos monos.

"Me dio un poco de miedo", dijo Lavant. "Con quienquiera que actúes en un filme, muchas cosas son desconocidas, pero existe una especie de código inadvertido. Compartimos el mismo código de comunicación entre los seres humanos. Cuando estás actuando con un mono bonobo es mucho más difícil".

Minogue, quien actúa como un viejo amor de uno de los personajes de Lavant, dijo que le dio "un poco de miedo" participar en un proyecto tan alejado de sus comienzos como actriz en programas australianos de televisión como la serie dramática "Neighbours".

"En general fue una experiencia muy hermosa", dijo la estrella pop.

"Le prohibí a todo mi séquito que viniera conmigo", agregó. "Me quité de encima a Kylie, quería volver a ser tan básica como fuera posible y ser como un lienzo en blanco para Leos".

___

Jill Lawless está en Twitter como http://Twitter.com/JillLawless

___

En Internet:

http://www.festival-cannes.fr/