El centrocampista azulgrana Andrés Iniesta ha lamentado que la polémica generada alrededor de la final de Copa del Rey "no tenga un fondo de fútbol" y, aunque ha apelado al respeto, ha recordado que "la gente es libre para actuar".

La polémica se desató el martes después de que la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmara que "no se puede consentir" que los aficionados vascos y catalanes no tengan respeto por el Rey, e incluso sugirió la posibilidad de que el partido se pudiera suspender y "celebrarse luego a puerta cerrada en otro lugar" si se silbara el himno español por parte de ambas aficiones.

"No se comenta mucho (en el vestuario azulgrana), pero todas estas cosas me suenan que no tienen un fondo de fútbol, deportivo", ha lamentado Iniesta en rueda de prensa en la ciudad deportiva.

El internacional español ha recordado, en todo caso, que "lo bueno es el respeto. La gente puede ser libre para actuar, para decir lo que crea, pero no hay que olvidar que vamos a jugar un partido de fútbol, que hay muchísimas cosas que se pueden hacer bien y diferentes, y no por hablar un día o dos antes de una situación determinada vamos a solucionar nada".

Aunque ha insistido en que no se atrevía a valorar las declaraciones de Aguirre porque "cuando no son cosas de fútbol y deportivas se me escapan", ha añadido que "es una cosa que se le está dando muchísimo bombo y no creo que sea necesario".

"Al final lo que queremos es ver un grandísimo espectáculo, un gran partido de fútbol. Todas esas cosas son de fuera y tienen un trasfondo que no me atrevo a hablar de ello", ha recalcado Andrés.

Por ello, ya analizando el partido más allá de esa situación extradeportiva, Iniesta ha subrayado que se trata de "un día especial, con dos aficiones mitad-mitad. Es bonito. Ojalá podamos cerrar estos cuatro años del míster consiguiendo este título, que nos haría irnos con una sonrisa y un buen sabor de boca".

Así, el canterano ha advertido que el reto será conseguir que las numerosas bajas que acumulan los azulgranas sean "lo menos traumáticas posibles. No preocupa, pero nos encantaría poder contar con todos, porque cuando estamos todos somos más fuertes".

"Del Athletic -ha añadido- no nos preocupa uno o dos jugadores en concreto, sino el equipo en su conjunto. Muy pocos equipos juegan casi uno contra uno en todo el campo y eso es una exigencia muy alta que exige estar muy bien para tomar decisiones. Será muy igualado".

"A nadie se le pasa por la cabeza estar más relajado que lo habitual", ha recordado, bromeando al final con su efectividad goleadora en los momentos claves de algunas finales. "A mis compañeros les diría que no piensen que solo yo voy a hacer el gol milagroso".