Los agentes federales buscaban a presuntos traficantes de inmigrantes después de haber hallado una vivienda donde se albergaban 131 personas que se sospecha ingresaron al país ilegalmente.

La portavoz del Servicio de Inmigración y Aduanas Nina Pruneda dijo al diario The Monitor de McAllen (http://bit.ly/Lea1PN) que la vivienda fue descubierta el martes por la tarde como parte de una investigación.

Pruneda indicó que la vivienda, que está situada a 13 kilómetros (8 millas) de McAllen en el pueblo de Alton, tenía servicios, electricidad y que las personas contaban con alimentos.

Los presuntos inmigrantes provenían mayormente de América Central y se verificó que ninguno necesitaba tratamiento médico.