El presidente de Haití, Michel Martelly, inauguró hoy una planta de tratamiento de aguas negras financiada con fondos de la cooperación española y con un coste de 1,9 millones de dólares, instalación que ayudará en la prevención de enfermedades como la epidemia de cólera que sufre el país caribeño.

Martelly, quien estuvo acompañado en la inauguración por el director de la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (AECID), Juan López-Dóriga, destacó que "a partir de un proceso de purificación natural, el agua se saneará en un 90% de la carga de contaminación".

La planta, situada en Titanyen, a 11 kilómetros de Puerto Príncipe, beneficiará a 1,5 millones de personas y tendrá un mantenimiento mínimo, según Martelly, quien insistió en la importancia del proyecto para la prevención de enfermedades, informó en un comunicado la Presidencia de Haití.

"La epidemia de cólera nos obliga a entender cuán importante y significativa es la puesta en marcha de la unidad de purificación de aguas para la salud de la población", aseveró.

La epidemia de cólera estalló en Haití en octubre de 2010 y desde entonces ha causado la muerte de 7.150 personas y ha afectado a 544.044, según datos del ministerio de Salud Pública de Haití del pasado 15 de mayo.

El proyecto permitirá depurar aguas residuales de los hospitales habilitados para dar asistencia a los afectados por esta enfermedad, así como de los campamentos de desplazados por el terremoto de enero de 2010, en los que aún viven 420.000 del millón y medio de damnificados que se produjeron en la catástrofe.

La construcción de la planta, que permitirá tratar 900 metros cúbicos de aguas negras al día, se inscribe en un proyecto de apoyo a la Dirección Nacional de Agua Potable (DINEPA, en francés) del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento de la AECID y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los trabajos de construcción de la planta fueron inaugurados el pasado 8 de septiembre por Martelly durante una visita a Haití de la reina española doña Sofía, quien ese día destacó que la instalación es "una pieza esencial y muy simbólica de la acción de España en Haití" y subrayó la "importante contribución" que representa en la lucha contra el cólera.

La Aecid, en un comunicado, indicó que su director, Juan López-Dóriga, se ha desplazado a Haití para visitar también otros proyectos, como la Escuela Taller de Patrimonio de Jacmel y los proyectos de pesca de Cayes-Jacmel (Centro Comunal de Pesca) y de agricultura de Marigot (Oficina Agrícola Comunal).

La nota recuerda que la AECID contribuye al refuerzo de las instituciones haitianas mediante apoyo técnico y presupuestario a través de proyectos en materia de educación, agua, saneamiento y lucha contra el cólera.

También por medio de proyectos de fortalecimiento institucional, fomento del tejido productivo y protección del medio ambiente y del patrimonio cultural.

La solidaridad de la sociedad civil española con Haití ha quedado patente en estos años gracias a la presencia y el trabajo activo de más de 30 organizaciones no gubernamentales para el desarrollo españolas, con las que también colabora activamente la AECID a través de subvenciones y convenios, agrega el comunicado.