Gran Bretaña prohibirá a jefes de Estado culpables de violar los derechos humanos que asistan a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Jeremy Browne, ministro de Relaciones Exteriores, dijo el miércoles a legisladores que a gente vinculada con tales crímenes no se le permitirá ingresar al país, suponiendo que exista evidencia creíble e independiente de esos abusos. Browne agregó en un comunicado por escrito que cualquiera que esté sujeto a una prohibición de viajar por parte de la Unión Europea o la ONU no será recibido en Gran Bretaña.

Los comentarios ocurrieron días después de que el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad dijo que estaba ansioso por asistir a las Olimpiadas de Londres pero que Gran Bretaña no quiere recibirlo. Ahmadinejad fue citado por la oficial agencia de noticias IRNA diciendo que deseaba estar "al lado de los atletas iraníes" pero los británicos están reacios a aceptarlo.

Los Juegos Olímpicos se realizarán del 27 de julio al 12 de agosto.