El secretario de Estado español de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, defendió hoy en la ONU que para que la Unión Europea (UE) salga de la crisis se debe apostar, además de las medidas de austeridad, por otras de crecimiento.

"No hay salida de la crisis si no hay crecimiento", aseguró De Benito ante un grupo de periodistas en la sede central de la ONU en Nueva York, donde participó en un encuentro de alto nivel sobre el papel que los Estados miembros del organismo internacional deben desempeñar en la mediación de conflictos.

Indicó también que ha llegado el momento de hacer "compatibles" austeridad y crecimiento, y reconoció que en la UE se están abriendo las puertas a un "delicado trabajo" para hacer realidad la cohabitación entre ambas apuestas.

"Afortunadamente se está abriendo camino a la idea que propuso el Gobierno (español) desde un principio, compartida por otros países de la UE, de que los ajustes están muy bien, de que España está tomando todas las medidas y reformas necesarias, pero hay que tener un espacio también pare el crecimiento", añadió.

De Benito explicó que durante su visita en la ONU no ha mantenido contactos en materia económica, ya que su secretaría no tiene competencias en cuestiones de la UE, y llamó a esperar a las conclusiones que salgan de la cumbre informal de líderes europeos que se celebra hoy en Bruselas.

Los gobernantes comunitarios están reunidos desde las 17.00 GMT para explorar las vías de relanzamiento del estancado crecimiento económico y tratar también los problemas más apremiantes de la eurozona, como la crisis política y económica en Grecia, así como la situación en España.

Poco antes, también en la ONU, el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Giulio Terzi, defendió que para hacer frente a la crisis en la zona euro se necesitan, además de disciplina presupuestaria y fiscal, medidas de crecimiento.

"La disciplina presupuestaria y fiscal es esencial para enfrentar la crisis actual, pero ahora el foco debería pasar a las medidas de crecimiento", dijo ante la prensa el ministro italiano, que aseguró que la prioridad ahora en Europa es lograr "una agenda por el crecimiento".