El presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, advirtió hoy de que los "desequilibrios" en los intereses que pagan los países del euro por financiarse en los mercados pasará factura a la estabilidad de la eurozona.

"Es una evolución arriesgada para la zona euro. Sólo podemos estabilizar la zona euro si tenemos una política de intereses razonables que evite la disparidad", indicó en una rueda de prensa tras dirigirse a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que hoy celebran una cumbre informal en Bruselas para abordar maneras de impulsar el crecimiento.

Schulz recordó que Alemania colocó hoy bonos por valor de 4.600 millones de euros a dos años a un tipo de interés del 0 %, mientras que otros países pagarían un 6 %.

Desde su punto de vista, "esta situación a largo plazo no es sana".

El presidente de la Eurocámara reconoció que la disciplina fiscal es necesaria "para las generaciones futuras", pero precisó que cada vez hace más falta que la disciplina presupuestaria "vaya a favor del crecimiento".

Como medidas para estimular el crecimiento, Schulz apuntó a la creación de bonos para financiar proyectos que modernicen las infraestructuras comunitarias, así como a la necesidad de impulsar la inversión en tecnologías verdes.

También defendió las medidas para combatir la evasión fiscal y la introducción de una tasa a las transacciones financieras que genere ingresos adicionales.

Por último, abogó por poner en marcha nuevos instrumentos de financiación, como los microcréditos o asociaciones público-privadas, y por incrementar la capacidad de préstamo del Banco Europeo de Inversiones por encima de los 10.000 millones de euros.

Sobre la situación de Grecia, Schulz pidió hablar menos de una hipotética salida del euro y más de la disposición de la UE para dar créditos a las pymes o impulsar proyectos en infraestructuras críticas, como las energéticas, para lo que abogó por alianzas con los países de la ribera sur del Mediterráneo.